A pesar de la profundidad y extensión adquirida por el proceso de destrucción de empleo desde la Secretaría de Trabajo minimizan el alcance del problema. Suspensiones en Iveco.

El desplome del mercado interno profundiza la crisis laboral con despidos y suspensiones en plantas industriales de todo el país. El fabricante de tanques y tuberías de plástico Petroplast despidió 36 trabajadores de su planta en La Pampa y la pesquera P&Q emplazada en Chubut cesanteó a 11 empleados que se sumaron a la suspensión de las 500 personas de la planta cordobesa de la productora de camiones Iveco. A pesar de la profundidad y extensión adquirida por el proceso de destrucción de empleo desde la Secretaría de Trabajo minimizan el alcance del problema y acompañan los pedidos de las compañías para reducir los pagos de las indemnizaciones.

Los registros administrativos del Sistema Integrado Previsional Argentino revelan la destrucción de 157.424 puestos de trabajo en el sector privado formal desde que diciembre de 2015. Las mayores caídas fueron en comercio, transporte, actividad inmobiliaria, construcción y la industria. La ocupación manufacturera fue uno de los sectores más golpeados con retrocesos en 45 de los 46 meses de la gestión de Cambiemos cubiertos por las estadísticas. La pauperización en el poder adquisitivo ante la incapacidad de lograr una recomposición salarial que permita compensar la aceleración en la inflación y la precarización del empleo son junto con el incremento en el desempleo los factores determinantes para explicar el derrumbe del consumo en el mercado interno. El Instituto Estadístico de los Trabajadores de la UMET estimó que a lo largo de los últimos cuatro años la capacidad de compra del salario registró un deterioro del 18,5 por ciento.

Mirá También:  “Subsidian la exportación y acá el gas ya es un lujo”. Vender afuera lo que es caro adentro

Los 36 despedidos en la planta pampeana de la productora de tanques y tuberías de plástico Petroplast denuncian que la compañía pretende abonar apenas el 50 por ciento de las indemnizaciones. Las autoridades de la firma sostienen que despidos fueron dispuestos «por causa de fuerza mayor» ante el derrumbe de su demanda. El sitio web del Grupo Petroplast precisa que la firma se especializa en “brindar soluciones integrales para proyectos de transporte, almacenamiento y proceso de fluidos como, así también de transporte de energía eléctrica”. La sede de la empresa está en la provincia de Mendoza.

En Chubut los 11 trabajadores depedidos de la pesquera P&Q también reclaman la liquidación de las indemnizaciones correspondientes y salarios atrasados. Los telegramas llegaron hace más de una semana y los trabajadores esperan continuar con la fuente de trabajo y poder cobrar lo adeudado, pero no en plan de pago, sino la totalidad de una sola vez.

Por su parte, Iveco anunció que suspenderá desde el viernes la producción de su planta emplazada en la localidad cordobesa de Ferreyra. La decisión se prolongará durante cinco meses, hasta el 15 de abril de 2020. La compañía alega la existencia de un exceso de stock ante el desplome del mercado interno. La automotriz que no reporta públicamente la evolución de su producción informó a sus proveedores que acumula casi 1500 camiones, un parque equivalente a ocho meses de ventas. La medida no solo afecta a los 500 empleados directos que restan en la planta de Iveco tras los 200 despidos del año pasado sino que impactará sobre su cadena de proveedores sumando más presión sobre el golpeado mercado laboral provincial. La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) mantiene un acuerdo de estabilidad laboral con Iveco para preservar las fuentes de trabajo. Con vigencia hasta fin del año próximo, el entendimiento prevé que la empresa abonará el 75 por ciento del salario neto a sus empleados cuando se implementan suspensiones.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *