El tío de Brisa Méndez, apresado por el femicidio, se negó a declarar. El cuerpo de la chica fue encontrado enterrado en su vivienda. «Que se pudra en la cárcel», pidió la hermana del acusado, madre de la nena

Brisa Méndez, la adolescente de 13 años encontrada asesinada y enterrada en la casa de su tío en la localidad de Presidente Derqui, fue asfixiada por sofocación y abusada sexualmente, además de ser golpeada en la cara al intentar defenderse.

Tal como diéramos cuenta en la edición de ayer de POPULAR, la chica era buscada desde el último miércoles a la tarde por su familia hasta que fue encontrada el pasado viernes, enterrada bajo un montículo de tierra en el fondo de la casa de su tío materno, Matías Méndez, quien quedó detenido y acusado por el femicidio. Al ser indagado por el fiscal Gonzalo Acosta se negó a declarar y fue imputado por «abuso sexual» agravado seguido de muerte»,

Los efectivos de la Policía Científica que concurrieron al lugar hallaron el cadáver de la adolescente envuelto en una sábana, desnudo de la cintura para abajo y con un corpiño y una remera en el torso. Según se detalló, advirtieron que «tenía un golpe importante en la cara, del lado derecho, signos de defensa y ataduras en los tobillos realizadas port mortem, presuntamente para poder moverla y enterrarla».

Mirá También:  Paro del 30 de abril: Un país contra el modelo de Cambiemos

Con el resultado de la autopsia, los forenses establecieron que se trató de una muerte por asfixia con la modalidad sofocación, es decir que el asesino le tapó la boca y la nariz a la víctima. «Hay signos de compresión en las mucosas internas de los labios y en las fosas nasales», trascendió, en tanto, se determinó que Brisa Méndez fue sepultada ya muerta, descartándose que aún se hallara semiinconsciente.

La madre de la víctima, Vanesa Méndez, pidió que su hermano Matías «se pudra en la cárcel» y aseguró que le había pedido prestada una pala con la que se cree que enterró a su hija. «No tengo palabras y pido justicia para mi hija. Ella había pedido salir para hacer compras y nunca regresó. Todo el barrio la buscaba y las cámaras de seguridad nunca la vieron salir de la zona. Pido justicia y que se pudra en la cárcel», dijo la mujer.

En relación a su hermano, sostuvo que los dejó «totalmente destrozados a todos», agregando que «el muy de mierda me mandaba mensajes al celular para que me tranquilice porque la nena iba a volver, porque se fue por la culpa de su papá».

Vanesa Méndez, quien está embarazada, contó que su hermano le había pedido prestada una pala «para sacar las plantas de marihuana que tenía en su casa» y que ella nunca pensó que podía ser para enterrar a su hija. Y sobre Brisa, manifestó: «Era hermosa, muy compañera y servicial con todos. Tenía tan solo 13 años. No entiendo por qué le arruinó la vida así. Mi hermano no tenía antecedentes de nada y no entendemos por qué hizo eso tan cruel».

Mirá También:  Evo Morales denunció que "está en proceso" un golpe de Estado

El fiscal Gonzalo Acosta, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos Conexos a la Trata de Personas del Departamento Judicial de San Isidro, aguarda el resultado de la autopsia al cuerpo de la adolescente para saber la data de muerte y luego indagará al sospechoso.

La chica había sido vista por última vez el miércoles pasado, alrededor de las 15.30, cuando salió de su casa hacia la estación de trenes para realizar compras y de acuerdo a la autopsia, la violaron y mataron un rato después, se estima que cerca de las 17.

Ese mismo día, a las 12.08, su abuela de la adolescente recibió un mensaje de la aplicación Messenger, en la que supuestamente le escribió: «Estoy lejos, no voy a volver. Papá no me quiere, me hace cosas». Como el teléfono de la víctima no tenía chip y solo podía usarlo conectado a WiFi, el fiscal Acosta solicitó de manera urgente, y a través del Ministerio de Seguridad, que Facebook informara la dirección IP desde donde había sido emitido ese mensaje.

Entonces, la red social precisó que había sido transmitido desde un domicilio ubicado en la calle Iparaguirre al 700, en el mismo barrio de Derqui, donde hay tres viviendas, entre ellas la del tío de la víctima, quien ya había declarado en la causa, pero desviando la investigación.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *