Page Loader

Elecciones en España: Sánchez ganó pero no le alcanza; Vox es la tercera fuerza

El Partido Socialista volvió a ser la fuerza más votada pero nuevamente quedó lejos de poder formar gobierno por su cuenta. El PP aumentó 21 escaños y la ultraderecha de Vox pasa de ser una fuerza marginal a tener 52 diputados para empujar su agenda ultranacionalista y xenófoba.

El 10 de noviembre ha vuelto a poner a la izquierda ante el mismo desafío del 28 de abril: formar un gobierno progresista liderado por el Partido Socialista. Si en los comicios anteriores, el PSOE no logró formar un Gobierno a la portuguesa con el apoyo parlamentario de Unidas Podemos, más complicado lo tendrá ahora que obtuvo tres escaños menos que en las elecciones pasadas. La alternativa, será establecer un ejecutivo que contenga las propuestas de la fuerza que lidera Pablo Iglesias, y las de su exsocio, el fundador de Podemos, Íñigo Errejón, cuyo partido Más País, ingresó al parlamento con tres diputados.
De contar con esos apoyos, Pedro Sánchez reunirá una mayoría de 158 diputados, y deberá buscar el respaldo de otras fuerzas, entre las que se perfilan Esquerra Republicana de Catalunya y el Partido Nacionalista Vasco, para conseguir los 176 escaños necesarios para establecer un nuevo Gobierno. En cualquier caso, el PSOE deberá arremangarse para lograrlo, y no contará con la paciencia de los españoles, que se ha agotado en estas segundas elecciones generales. Lo más probable es que el socialismo logre encumbrar a Sánchez en una segunda votación de investidura, en la que alcance una mayoría simple. Es decir, más síes que noes.
Mirá También:  La Corte rechazó un recurso del Grupo Macri para desplazar a Gabriela Boquín de la causa por la deuda del Correo

Cuando faltaban algunos minutos para terminar el día en el país ibérico, Pedro Sánchez apareció en el balcón de la sede socialista, en la calle Ferráz de Madrid, para valorar los resultados. A diferencia del discurso triunfalista y extendido de abril, el líder del PSOE fue muy concreto. Celebró que su fuerza hubiera ganado las tres elecciones del año (en abril, durante las autonómicas y en estas generales), y prometió que “esta vez sí formará un Gobierno progresista”. Si en abril la militancia socialista le exigía no pactar con Ciudadanos, esta vez pidió que las fuerzas políticas dejaran gobernar al PSOE, que no se pactara con Casado, y sí con Iglesias. Ante esas demandas, Sánchez brindó una sola pista, dijo que llamaría a todos los partidos políticos excepto aquellos que “se autoexcluyen de la convivencia y siembran el discurso del odio”. Una referencia a Vox, pero también a aquellas fuerzas soberanistas que confrontan la Constitución española.

Unidas Podemos, que ha sido junto a Ciudadanos la fuerza que más sufrió estas elecciones, perdió 7 escaños de los 42 obtenidos en abril. A pesar de ello, su líder, Pablo Iglesias no renunció a la posibilidad de llegar a una acuerdo con el PSOE, y tras conocerse los resultados dijo que “si después de las elecciones de abril un Gobierno de coalición progresista era una oportunidad histórica, ahora es una necesidad histórica”. Solo el hecho de que el PSOE no haya logrado mejorar sus resultados de abril, le da aire a Unidas Podemos para sentarse en la mesa de negociaciones. Los 35 diputados de la formación morada reducen la capacidad de demanda para sentar a sus dirigentes en el Consejo de Ministros. Sin embargo, Iglesias ha dicho que continúan siendo “una fuerza decisiva para formar un Gobierno de coalición”, que pueda frenar a la ultraderecha.

Mirá También:  "Las personas negras tienen prohibida la entrada"

Ante las incógnitas y los reveses que sufrió la izquierda, estos comicios han traído el avance indiscutible de Vox. La fuerza de Santiago Abascal ha sido la que más ha crecido en votos y en escaños en estas eleccionesDe los 24 obtenidos en abril, ha pasado a 52El apoyo notable que recibe reforzará su agenda nacionalista y xenófoba, con altos riesgo de continuar escorando a la derecha al Partido Popular y Ciudadanos. Ni Matteo Salvini en Italia, ni Marine Le Pen en Francia han concentrado el poder que Santiago Abascal ha conseguido ahora en España.

El Partido Popular ha sido otro de los ganadores de la nochecon un salto de 66 a 88 diputados en comparación con los comicios de abril. Su presidente, Pablo Casado, recupera el liderazgo del centro derecha, y se reafirma hacia el interior de su propia fuerza. Al término de la votación, Casado afirmó que el PP y el PSOE representan intereses y programas diferentes, en un mensaje que echa por tierra la hipótesis de la gran coalición e, incluso, la abstención del PP.

Ciudadanos, por su parte, se desploma y conserva solo 10 diputados de los 57 ganados en las elecciones pasadas. Tras el hundimiento, Albert Rivera sugirió que pondrá a consideración de los militantes su liderazgo. Por debajo de Ciudadanos, se ubica Más País de Íñigo Errejón. El cofundador de Podemos ingresa tres escaños al Congreso, pero queda muy lejos de los 15 necesarios para formar un grupo parlamentario propio. Al valorar los resultados, Errejón dijo que es “una obligación moral” que los partidos de izquierda se entiendan para formar gobierno.

En Cataluña, y en un contexto de crispación tras la condena a los líderes catalanes, ha ganado el independentismo. La fuerza Junts per Catalunya, que capitanean Carles Puigdemont desde Bélgica, y el líder de la Generalitat catalana Quim Torra, ha mejorado en 1 los 7 escaños que logró en abril. El crecimiento es un espaldarazo a la estrategia de confrontación con el Gobierno español que adoptó Torra desde la publicación del fallo.

Mirá También:  Quién es María Eugenia Capuchetti, la mujer que reemplaza a Oyarbide

Por su parte, la fuerza Esquerra Republicana de Catalunya, que lidera Oriol Junqueras, el principal condenado por el referéndum ilegal del 2017, perdió dos escaños de los 15 obtenidospero continúa siendo una de las llaves de un gobierno de izquierda que pueda liderar Sánchez. Por último, el partido anticapitalista y proindependencia Candidatura de Unidad Popular ingresa por primera vez al Congreso con tres diputados electos.

El resultado general de los comicios no ha logrado romper el bloqueo político. Al contrario, el PSOE deberá esforzarse más que en abril para conseguir los apoyos de otras formaciones. A su vez, el objetivo de Sánchez de no depender de fuerzas soberanistas deberá ser revisado si, para sumar, necesita contar con el apoyo o la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya. En el caso de no poder formar Gobierno, el líder del Partido Popular ya ha dejado en claro que intentará conseguir el mandato del rey para ser él quien lo haga.

Este 10N se ha transformado en un poderoso llamado de atención para las fuerzas de izquierda que, con sus disputas, han perdido apoyos, y han catapultado a la ultraderecha. A partir de este lunes, tendrán la opción de remendar el error.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *