Rodrigo Armando Peláez y Roberto Leonel «Chicho» Gramajo serán juzgados desde el martes por el asalto al turista sueco Christoffer Persson, quien resultó baleado y como consecuencia perdió su pierna derecha

Dos jóvenes serán juzgados desde este martes como acusados de haber asaltado a un turista sueco que resultó baleado en diciembre del año pasado y que sufrió la amputación de una pierna, informaron fuentes judiciales.

El debate, que constará de tres audiencias, comenzará a las 8, en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 16 de la Capital Federal, presidido por la jueza Cristina Bartola e integrado por sus colegas Gustavo González Ferrari e Inés Cantisani.

Fuentes judiciales informaron a Télam que las otras dos jornadas previstas son el jueves de esta semana y el martes de la siguiente.

En el banquillo de los acusados estarán Rodrigo Armando Peláez (22) y Roberto Leonel «Chicho» Gramajo (25), imputados como coautores del delito de «robo agravado por su comisión mediante el empleo de un arma de fuego en grado de tentativa».

El hecho que se ventilará en el debate ocurrió la noche del 30 de diciembre de 2018, cuando el turista sueco Christoffer Persson (36) había salido con su novia de un restaurante y caminaba por la calle Tacuarí al 400, en dirección al hotel donde se alojaba y fue interceptado con fines de robo.

Mirá También:  La AFI ataca a la Corte y se niega a que el Congreso la investigue

El propio turista y su novia, María Izzo, testigo presencial del hecho, ya declararon el 5 de julio pasado por videoconferencia y estos relatos serán incorporados al debate. De esta diligencia participaron la jueza Bartola, dos defensores oficiales, el fiscal que llevará la acusación en el juicio, Fernando Fiszer; y una traductora pública de idioma inglés.

En esa declaración, Persson contó que en momentos en que él miraban un mapa en su celular fue interceptado por «un hombre con un arma» que le dijo: «Teléfono, teléfono.»

Según las fuentes judiciales, el sueco relató que el delincuente le sacó el celular pero que él logró arrebatárselo para recuperarlo, por lo que, en ese momento, el ladrón le apuntó con el arma «a la cabeza y al pecho».

Siempre en base a la versión del turista sueco, en ese momento se produjo un forcejeo en el que él logró bajar la pistola y, gracias a eso, cuando el asaltante disparó, el tiro le dio en una pierna. Además, Persson declaró que aún conserva ese celular y recordó que, a raíz de las lesiones que sufrió, debieron amputarle la pierna derecha.

Una de las claves para esclarecer el caso fue el análisis de videos de las cámaras de seguridad públicas y privadas instaladas en el lugar del hecho y en el Anillo Digital que, en este último caso, permitieron reconstruir el recorrido que los delincuentes hicieron en auto al escapar tras el asalto.

En base a esas imágenes los pesquisas determinaron que fue un joven que descendió por la puerta trasera izquierda de un Peugeot 207 gris quien se acercó hasta el turista con una pistola en la mano y le apuntó al pecho. En ese video se ve también que Persson le corrió el arma con la mano y en ese movimiento se produjo el disparo y el balazo le dio en la pierna, tras lo cual el ladrón volvió al auto y escapó.

Mirá También:  El tren San Martín vuelve a la estación Retiro: lo inaugura Macri

Luego de ser baleado, el turista sueco fue llevado de urgencia al Hospital Argerich, donde los médicos tuvieron que amputarle la pierna por la lesión sufrida y estuvo 20 días internado.

Mientras que para el fiscal Marcelo Retes y el juez Alfredo Godoy, quienes estuvieron a cargo de la instrucción de la causa, «Chicho» Gramajo fue el autor material del disparo, mientras que Peláez manejaba el auto en el que se desplazaban la noche del asalto. Según la investigación judicial, a partir de un casco de obra blanco que se veía en la luneta trasera del Peugeot se estableció que este auto pertenecía a la flota de una firma constructora y por su rastreador satelital se lo encontró en el domicilio de la localidad de Sarandí, partido de Avellaneda, donde se detuvo a Peláez. El auto estaba asignado al padre del detenido, un empleado de la constructora que estaba de vacaciones al momento del hecho.

Dos días después, se detuvo a «Chicho» Gramajo en la casa de su novia en la Isla Maciel de Dock Sud, también en Avellaneda.

En su indagatoria, Gramajo confesó que disparó contra el turista sueco aunque argumentó que el tiro se le escapó y que luego del hecho descartó el arma tirándola al Riachuelo.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *