La medida la tomaron las autoridades del Parque Nacional Nahuel Huapi, quienes aseguraron que es un fenómeno que se repite «cada 50 o 60 años»

Las autoridades del Parque Nacional Nahuel Huapi decidieron cerrar los accesos a lagos y senderos turísticos de la zona debido a la invasión de ratas que se registra en Villa La Angostura y la cordillera patagónica, principalmente al suroeste de la provincia de Neuquén, en un fenómeno que se repite «cada 50 o 60 años».

El cierre, que en principio se prolongará por entre tres y cinco semanas, abarca el acceso y el tránsito en diez sectores, entre lagos y senderos, de los casi 110 kilómetros que unen San Martín de los Andes con Villa La Angostura.

Entre las especies de roedores detectadas se encuentra el ratón colilargo, transmisor del hantavirus, enfermedad por la que se registraron 11 muertes y 34 contagios entre diciembre de 2018 y marzo de 2019, con fuerte impacto en la localidad de Epuyén, de la provincia de Chubut.

Las alarmas se encendieron en la zona a principios de octubre cuando aparecieron cientos de roedores ahogados en los lagos Espejo, Correntoso y Nahuel Huapi.

A través de un comunicado, las autoridades del parque señalaron que «se deben incrementar las medidas de prevención para evitar el contagio de enfermedades zoonóticas como el hantavirus, que es endémica de toda la región, con especial atención en la zona de floración masiva de la caña colihue al noroeste del Parque Nacional».

El funcionario explicó que «todo lo que está abierto en Villa La Angostura, que son la mayoría de las actividades, está confirmado que no hay riesgos, ya que se lleva a cabo un monitoreo permanente».

En esa línea, la veterinaria Mariana Armendáriz, del Departamento de Zoonosis de Villa La Angostura, explicó que «este excepcional abastecimiento de alimento beneficia, entre otros, al ratón colilargo, que es el que transmite el hantavirus, y por esto se adoptan las mayores medidas de prevención».

Mirá También:  Presentan un proyecto de Ley en el Senado para formalizar el teletrabajo

«Cuando se termina la comida, los roedores se desplazan masivamente buscando más. Por eso han empezado a aparecer en distintos lagos. Pero es la etapa final del proceso», amplió. Por su parte, el secretario de turismo de la localidad, Pablo Bruni, buscó llevar tranquilidad a la población al asegurar que las medidas de cierre de lagos y caminos son «por prevención».

«Pueden estar algunos senderos cerrados, que supongo en los próximos días ya estarán abiertos, pero son lugares muy puntuales», dijo Bruni.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario