El líder del gremio portuario del cordón industrial está acusado de lavado de activos, asociación ilícita y estafas.

El líder del gremio de los portuarios del cordón industrial Herme Juárez fue detenido ayer en su propiedad, acusado de lavados de activos, asociación ilícita y estafas. «Vino Caliente», como se lo conoce desde hace cuatro décadas, es el secretario general del SUPA y fue investigado por el juez federal de Campana Adrián González Charvay. Junto a Juárez, que también es presidente de la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto San Martín, fueron apresados -al cabo de 31 allanamientos realizados por la División Lavado de Activos del Narcotráfico de la Policía Federal (PFA)-, el síndico Ramón Rubén Tévez, su socio Damián Luis Bunello y el abogado Jorge Ramón Jerez. También fueron apresados Pablo Luis Bunello, Hernán Mario López e Iván Daniel Juárez, todos acusados de conformar la misma asociación ilícita comandada por el sindicalista de los portuarios.

Juárez fue ubicado en su mansión situada en Hugo Parente 1025, de San Lorenzo, uno de los lugares a los que por orden de la Justicia Federal acudieron efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y personal de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), entre otros organismos. «Quien esté fuera de la ley debe responder ante la Justicia, sin importar quién sea o qué cargo ocupa. Se acabó el tiempo de impunidad», afirmó la ministra Bullrich, tras conocerse la detención del sindicalista.

En los procedimientos, supervisados por funcionarios de la Dirección Nacional de Investigaciones de la Secretaría de Seguridad, los investigadores secuestraron 248.000 dólares y 1.200.000 pesos, además de gran cantidad de joyas de diseño, como anillos, relojes, dijes, gargantillas y piedras preciosas. Buena parte de esas propiedades estaban en la casa del hermano menor del sindicalista. También se decomisaron un revólver antiguo, dos pistolas Glock calibre 9 milímetros, una pistola marca “MS”, una escopeta antigua, un revólver calibre .38 Special y gran cantidad de municiones. También se secuestraron computadoras, celulares y documentación que ahora será analizada por peritos.

Mirá También:  La Universidad Arturo Jauretche denunció que YPF puso a la venta el predio donde funciona la sede central

Según las fuentes de la investigación, durante las últimas horas de ayer, el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, ordenó la realización de los allanamientos en oficinas, viviendas particulares y sedes de cooperativas y mutuales situadas en las localidades de San Lorenzo, Puerto San Martín, Funes y Carcarañá (provincia de Santa Fe), Victoria (Entre Ríos) y Merlo (San Luis).

La cooperativa de Juárez monopoliza la carga de granos en los puertos del extremo norte del cordón industrial de Rosario y para los investigadores, los aprehendidos están involucrados en diversas maniobras ilícitas, como ser el desvío de fondos desde las cooperativas y mutuales a cuentas privadas de los responsables de esas entidades.

Ese dinero habría sido utilizado luego para la compra de inmuebles y autos de alta gama y, por ese motivo, se libró un exhorto internacional para requerir a Uruguay el aseguramiento preventivo de los cuantiosos bienes que la organización poseería en ese país.

Asimismo, a través del Banco Central (BCRA) se ordenó el bloqueo inmediato de las cuentas bancarias, depósitos a plazo fijo y demás productos bancarios y financieros de la asociación, cuyos montos ascenderían a más de 100 millones de dólares.

El ahora lider gremial detenido acusado por lavado de dinero es uno de los sindicalistas con mayor influencia en la región del complejo agroexportador. Oriundo de Victoria, Entre Ríos, ocupa la presidencia de la Cooperativa de Trabajadores Portuarios, desde 1969, la cual ofrece servicios de estibajes portuarios, limpieza de buques, embolsados, carga y descarga de graneles, descarga de barcazas, buques en rada, movimientos de graneles en silos horizontales con máquinas Volvo, carga y descarga en silos subterráneos con máquinas extractoras.

Mirá También:  Críticas en materia de delitos económicos al anteproyecto de Código Penal de Cambiemos

Juárez estuvo en la mira de los empresarios desde 2010. En aquel momento promovió un paro de 10 días que paralizó la exportación de soja y produjo pérdidas millonarias en el complejo exportador. «Vino Caliente», tal como lo conocen en sus tierras a Herme (así lo apodaron porque repartía vinos en Victoria, a la hora de la siesta, durante el verano) fue clave en la pelea del Gobierno de Mauricio Macri contra el también sindicalista portuario Omar «Caballo» Suárez. El dirigente del cordón industrial tuvo hasta el 2017 el monopolio de la estiba de los barcos ya que las terminales portuarias solo podían contratar a los trabajadores de la cooperativa.

En ese momento, Juárez acordó con funcionarios nacionales y la Cámara de Puertos Privados y Comerciales algunas modificaciones al régimen y mayor apertura para bajar costos, la obsesión de Macri. Por esa negociación, el ministro Guillermo Dietrich le agradeció públicamente.

Durante 2017, el ministro de Transporte había elogiado al sindicalista durante una presentación de remolques que se llevó a cabo en Buenos Aires. «Aprovechando este día tan importante, Hermes te quiero agradecer, porque no tengo dudas que en este nuevo camino que estamos recorriendo nos va a encontrar juntos», manifestó Dietrich entonces.

De hecho, en junio de 2018, Juárez manifestó: «Desde nuestra cooperativa apoyamos la gestión del presidente». Sin embargo, tiempo después la relación entre Juárez y el Gobierno se deterioró. La pelea envalentonó a los empresarios del sector que tienen una histórica disputa con Juárez y empezaron a movilizar denuncias en su contra.

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario