Tu perro se acerca a saludarte, lo acaricias y juegas con él, quien a su vez mueve la cola y parece sonreír. Pero, ¿es eso realmente lo que hace? ¿Los perros sonríen de la misma manera que las personas para transmitir su alegría, placer o satisfacción?

Gracias a los miles de años que hemos dedicado a domesticar a los canes, hemos desarrollado un vínculo único, el cual también ha convertido a los perros en sujetos muy útiles para el estudio de la comunicación.

«Estudiar perros es una oportunidad realmente única para observar la comunicación social entre especies«, dijo Alex Benjamin, investigador de la cognición canina en la Universidad de York, Reino Unido.

perros sonríen

Vínculo humano-perro

En una nueva investigación se refuerza la idea de que el vínculo comunicativo que compartimos con los perros es único. Por ejemplo, ellos abrazan la mirada humana y usan el contacto visual de una manera que pocos animales hacen.

El estudio probó cómo los lobos y los perros responderían a la tarea de abrir un recipiente para obtener algo de carne que sabían estaba dentro.

Mientras los lobos simplemente se alejaban cuando descubrían que no podían abrirlo, los canes se daban la vuelta y le daban miraban a las personas de manera curiosa. Esto sugiere que estos animales sabían que una persona podría ayudarlos a completar la tarea.

perros sonríen

Tanto los perros como los humanos experimentan un aumento en los niveles de oxitocina, una hormona que desempeña un papel en la vinculación social, cuando se cruzan los ojos entre sí. Aún más sorprendente, los canes que olfatean oxitocina pasan más tiempo mirando a los humanos.

«Una mirada compartida es el mecanismo fundamental para la cooperación, especialmente si, como los perros, no puedes confiar en el lenguaje hablado”.

Los humanos pueden haber criado este rasgo en la domesticación.

«Los perros que nos miran son mucho más fáciles de entrenar. Por lo tanto, es posible que una selección inconsciente o consciente también haya conducido a los comportamientos que vemos hoy».

También lee: 5 COSAS QUE NO SABÍAS SOBRE LOS PERROS

 

No me mires así

Juliane Kaminski, investigadora de psicología comparada en la Universidad de Portsmouth, que estudia la cognición canina, está especialmente interesada en una expresión particularmente adorable en los perros: la elevación interna de las cejas que produce lo que se conoce como «ojos de cachorro«.

Para su investigación, Kaminski y sus colegas visitaron un refugio para perros, en donde utilizaron algo llamado sistema completo de codificación facial (FACS) para medir los minutos de movimientos faciales que hacían los canes mientras interactuaban con personas. Después, siguieron la pista del tiempo que tomó a cada perro para ser adoptado. Cuanto más hicieron ojos de cachorro, más rápido fueron adoptados.

Para saber si ese comportamiento era con intención, se organizó otro experimento en el que los perros estaban expuestos a humanos que ofrecían o no comida.

Si los perros supieran el poder de su mirada, se acercarían a aquellos con alimento y usarían sus ojos más a menudo para persuadir. Pero no lo hicieron, sino que utilizaron su expresión tanto si había comida involucrada como si no.

Es posible que los humanos seleccionen inconscientemente este adorable rasgo, porque se asemeja a un movimiento que producimos cuando estamos tristes. Por lo tanto, desencadena esa respuesta, pero no significa necesariamente que los perros hayan aprendido a explotar eso.

 

Entonces, ¿los perros sonríen?

Esta expresión en particular, llamada «boca abierta y relajada» en canes, suele ocurrir en entornos positivos, como cuando se invitan a jugar entre ellos. Pero aún no se sabe si es realmente los perros sonríen, o si se dirigen a nosotros intencionalmente para comunicar algo.

Son los únicos animales que conocemos pueden seguir y comprender con éxito los gestos humanos. Incluso los chimpancés, nuestros parientes más cercanos, no pueden seguir esta señal comunicativa tan bien.

Además, los caninos en realidad muestran una preferencia por ciertos tipos de habla. Prefieren la compañía de humanos que no solo usan frases relacionadas con el perro como «¿Quién es un buen chico?», sino también a los que les hablan en un tono alto.

perros sonríen

Entonces, ya sea que podamos o no compartir una sonrisa amistosa con nuestros amigos de cuatro patas, está claro que nos entienden de maneras sorprendentemente claras.

«Los perros ya son muy buenos para entendernos. Pueden entender señales muy sutiles. Así que nuestro trabajo como humanos es darles pistas para comprender cómo cooperar con nosotros», dijo Alex Benjamin.

 

También lee:

Perros pueden oler el cáncer en la sangre

Deja un comentario
Mirá También:  5 científicos que participaron en The Big Bang Theory

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *