El diputado riojano Héctor Olivares fue baleado esta mañana a unas cuadras del Congreso de la Nación en un ataque en el que murió Miguel Yadón, un funcionario que lo acompañaba. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que el objetivo era Yadón. Lo afirmó en función de lo que muestran las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona que aportan otros datos centrales para la pesquisa a partir de los cuales los investigadores ya tienen identificado al atacante.

El ataque se produjo minutos antes de las 7 de la mañana en la esquina de Avenida de Mayo y Sáenz Peña, en el extremo de la Plaza Congreso opuesto al del Palacio Legislativo. Olivares y Yadón caminaban por la vereda. Los atacantes los esperaban en un auto y les dispararon. Utilizaron una pistola calibre 9 milímetros. Los investigadores contabilizaron 13 disparos.

El auto que utilizaron los atacantes es un Volkswagen Vento color gris. Las imágenes muestran a los autores de los disparos bajar del auto y quedarse en el lugar aún después de efectuarlos y con Yadón tendido en el piso y Olivares agonizando.

El video es fundamental para la investigación porque se ve con claridad la patente del vehículo. Fuentes vinculadas a la pesquisa consignaron a Página/12 que la patente no fue fraguada, lo cual permitió identificar al dueño del auto, que es el homicida. En función de las imágenes, los investigadores sostienen también que habría actuado bajo el efecto de alguna droga. En este momento es intensamente buscado por las fuerzas de seguridad.

La policía tomó intervención a partir de los diversos llamados de alerta sobre disparos en la zona de Congreso que se recibieron en el 911. Según consignaron voceros policiales en un primer momento “se desplazó al lugar un móvil informando que había dos individuos de sexo masculino con lesiones de disparo de arma de fuego. Uno de los cuales presentaba una herida en abdomen, mientras que el otro registraba una herida en la pierna”.

Mirá También:  Está acusado de encubrimiento

 

De entrada, los investigadores trabajaron con la hipótesis de que se trató claramente de una agresión y no de un hecho de inseguridad. Lo hicieron porque la primera revisión de las cámaras de seguridad dio la pauta de que los agresores tenían estudiados los movimientos del diputado y su acompañante.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *