La pericia sobre la trayectoria del disparo derribó el relato de un subcomisario de la Bonaerense, quien quedó detenido por el intento de femicidio de su pareja, también policía

Un subcomisario de la Policía bonaerense fue detenido, al quedar acusado de haber baleado en la cabeza a su pareja, también integrante de la misma fuerza, para luego simular un suicidio, en un episodio de intento de femicidio registrado en una vivienda de La Plata.

Se trata de Alejandro Alberto Herrera (de 44 años), quien fue apresado por personal de la división Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, tras dispararle a la oficial Gabriela Natalia Kenyeres (35 y quien presta servicios en la comisaría 13ª de La Plata), quien permanece internada en grave estado.

Al ser aprehendido en la misma casa, los investigadores del caso secuestraron diversos elementos de interés para la pesquisa, entre ellos teléfonos celulares y una notebook que serán sometidos a peritajes.

Si bien el subcomisario Herrera se negó a prestar declaración indagatoria ante la fiscal Cecilia Corfield, quedó imputado por el delito de “tentativa de homicidio calificado por el uso de arma de fuego, agravado por mediar violencia de género”. Al mismo tiempo, Asuntos Internos desafectó al jefe policial de sus funciones e inició las actuaciones administrativas en su contra.

El hecho que le imputan a Herrera ocurrió el 22 de abril en una casa ubicada en la calle 461, entre 20 y 21, en la localidad de City Bell. Ese día, el subcomisario llamó al 911 para pedir ayuda y dijo que su mujer, oficial de la Policía bonaerense, “se había pegado un tiro en la cabeza con el arma reglamentaria”.

No obstante, esta versión no fue convincente para la fiscal Corfield, quien ordenó la detención del jefe policial. Además, en la causa se acreditó que el disparo fue realizado en la sien “de izquierda a derecha”, cuando la mujer era diestra, y que vecinos prestaron testimonio sobre las constantes peleas que mantenía la pareja.

Mirá También:  Las trigemelas de Adrogué ya son socias de Temperley

La oficial Kenyeres continúa internada en estado crítico en el hospital San Martín de La Plata, tras ser derivada desde el San Roque de Gonnet. Sus familiares confían en su recuperación, pese a que los médicos mantienen que el pronóstico es reservado, debido a las lesiones que sufrió por el proyectil que le afectó el cráneo. Además, contaron que la joven es madre de dos hijos, producto de una relación anterior y que con motivo de la situación de violencia que padecía con el subcomisario, el padre de los niños le había reclamado la tenencia de los pequeños.

En tal sentido, se especula que un intercambio de palabras en el que Kenyeres le habría manifestado a Herrera que iba a interrumpir el vínculo sentimental para no tener problemas con sus hijos habría desatado el ataque en el que resultó baleada y que luego el jefe policial pretendió hacer pasar como un intento de suicidio.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *