Juan Vian,
en un candombe, expresa el cariño a la colonia morena:
Agobiados de cadenas
Aquí en la Guardia encontramos
Una vida diferente
Un trato acorde al humano
Hubo reyes, hubo reinas
Hasta santos de color:
San Baltasar, San Benito
La hermandad los valoró.

 

Pertusi y Vian,
En un aire surero ponen música y letra, ahondando el espíritu del valor:
Cerquita de Buenos Aires
Está el pueblito donde nací
Las aguas de su laguna
Brillan de noche como un rubí
Cuna de gente gaucha
De tradiciones, mi Chascomús
Estridente en tu ribera
Se oye primero el Grito del Sur.

 

El poeta Miguel Angel Castagnino,

homenajeó con una décima “Al Soldado Fortinero”:
Al gaucho desconocido
soldado de los fortines
el que amojonó confines
y lo echaron al olvido
el que modesto y sufrido
se jugó como un valiente
el que le dijo ¡presente!
a todos los entreveros
y se fue junto al lucero
a vivir eternamente…

 

La tradición inspira los temas de nuestra cultura surera,

en el fraseo de Hilario Alonso:
Tradición: cuento y leyenda
del pasado sos historia
y de un país las memorias
que lo vivido te ofrenda
sos el alerta del tero
para quien olvida su cuna
y espina del pasto puna
para el avariento extranjero
esencia de nativismo
música del Pericón
cual estandarte o blazón
sos la madre del criollismo.

 

Dn. Pedro Boloqui,
Hasta las gallaretas de la laguna son recordadas por él:
Como viejas que vuelven de misa
Con sus negros rebozos en hilera
Abandonan de pronto la ribera
Si el chajá algún peligro les avisa.

Mirá También:  Asesinó a su novia a golpes y la arrojó desde un octavo piso

Una poetisa del pueblo: Dña. Adela Landry,

así homenajeó a su Cura Párroco R. P. Pedro Leonard:
El pan del grano bendito
el vino es rocío bienhechor,
y Pedro siempre sembrando
soportando frío o sol,
hoy recoge la cosecha
cinco lustros de labor!

 

Dña, Carlota V. de Pieske,

así expresa su cariño por el pueblo:
¡Mi Chascomús! Guárdame un rincón
/para el reposo
el descanso final de tanta lucha.
Aquí yo tengo de todo: penas, gozo…
¡No te olvides que soy chascomunera.

Juan M. Vian

Adiós a la Vieja Estación

(De Acción de Gracias)
Se me antojan pañuelos desplegados
insinuando un adiós las casuarinas,
dolidas, silenciosas, despidiendo
el último vagón junto a las vías.

Se me antojan fantasmas transitando
-Presagio de un jamás- por los andenes
con la sombra estirada hacia la noche
y los ojos en guardia permanente.

Se me antojan caminos sin retorno,
los rieles de bruñida simetría,
en cruces de quebracho maniatados
a la espera del fin, en agonía.

Se me antoja de luto el mismo cielo,
nubarrones de hollín que van huyendo,
y cargando recuerdos, se me antoja…
con el último tren, estoy partiendo.

HEG

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario