En el Gobierno, desalientan los intentos por reanimar el Plan V y reaccionaron duramente ante la postura del radical Cornejo de ampliar la alianza.

La cuenta regresiva hacia la convención nacional de la UCR que se realizará el lunes en Parque Norte aumenta la tensión en las filas de Cambiemos. Mientras desde el entorno de Mauricio Macri se esmeran por desalentar cualquier alternativa, como el Plan V de María Eugenia Vidal, que no sea buscar su reelección, pese a la degradada imagen del Presidente, la filtración de la posición que planteará dentro de cuatro días el titular del radicalismo Alfredo Cornejo, sembrando dudas sobre la continuidad de Cambiemos y procurando ampliar la alianza, irritó ayer los nervios del vicegobernador bonaerense Daniel Salvador y de los legisladores e intendentes radicales que exigen mantener el statu quo en la alianza con la esperanza de no perder los espacios conseguidos en 2015. El ministro del interior, Rogelio Frigerio, admitió ayer que “la táctica electoral” de Cambiemos “no está cerrada” y buscó desalentar la posibilidad de dirimir candidaturas en internas abiertas al asegurar que no hay antecedentes de “que un presidente que va a una reelección compita en una interna”. Para el diputado Facundo Suárez Lastra, en cambio, “si se postulan candidatos que creen que son mejores que el Presidente (Macri), tendrá que participar de las PASO, no hay posibilidad de que eso se evite”.

Cornejo fue el primero en desatar la ira del presidente y su jefe de campaña Marcos Peña al admitir públicamente que “el candidato podría no ser Macri” y pedir que se habilite una gran PASO con Martín Lousteau, peronistas no K e independientes. La postura de ese sector, que también integra el jujeño Gerardo Morales y tiene por articulador en las sombras al eterno operador  Enrique Nosiglia, parte de la base de que la candidatura de Macri está condenada al fracaso y aspira a imponer en un acuerdo a puertas cerradas una fórmula encabezada por la gobernadora María Eugenia Vidal acompañada por un radical como Lousteau, con la esperanza de ganar en segunda vuelta con el apoyo de sectores peronistas. El principal punto débil de esa estrategia es la ausencia de un candidato a gobernador en el mayor distrito del país. Desde el entorno de Macri admiten que es casi utópico encarar una campaña referenciada en el presidente en amplios sectores del conurbano pero argumenta que el “Plan V” de Vidal tendría más costos que beneficios porque no sumaría demasiados votos a los del núcleo duro y transmitiría una imagen de gran debilidad.

Mirá También:  Urtubey dijo que lo que cobra como gobernador no le es suficiente

La novedad ayer fue la filtración desde el sector de Cornejo del borrador con la postura que llevará a la convención nacional. El documento, fechado el 27 de mayo, ratifica el acuerdo alcanzado en 2015 pero cuestiona el lugar que ocupa la UCR en la coalición de gobierno y plantea instrumentar mecanismos para generar nuevos acuerdos procurando sumar “a otros partidos o sectores políticos que estén comprometidos con la defensa del sistema republicano, representativo y federal y que compartan los lineamientos generales de gobierno de la UCR”. “La coalición que surja va a requerir de mayor legitimidad política y mejor coordinación entre los partidos que la formen. Ese es uno de los grandes temas que esta Convención debe definir”, plantea.

Intendentes radicales que almorzaron ayer con Salvador calificaron de “inconcebible” esa posición a un mes del vencimiento del plazo para inscribir listas y defendieron la alianza con el Pro. “Ese documento plantea la anarquía partidaria”, dijeron al portal La Tecla. Su mayor temor es que el PRO, obligado a una disputa interna para elegir candidato a presidente, extienda ese criterio a todos los cargos y los obligue a presentar su propia fórmula, hipótesis que a falta de un candidato a potable implicaría perder espacios en la legislatura bonaerense y en los municipios.

En medio de las tensiones, Frigerio buscó desalentar la posibilidad de no acordar las listas en una mesa. “No hay ningún antecedente, ni en la Argentina ni en otros países, que un presidente que va a una reelección compita en una interna”, señaló en un comunicado. Aseguró que “no estamos cerrados a ninguna opción” y que “va a ser la mesa nacional de Cambiemos, con todos los integrantes del espacio, los que terminen de definir la mejor estrategia electoral”, aunque admitió resignado que “seguramente algunos de estos temas se toquen” en la convención radical. “Yo creo que Macri es el mejor candidato del espacio pero que las PASO son una posibilidad legal”, dijo por su parte Suárez Lastra en respuesta a Peña, para quien “a un presidente no se lo somete a internas”. “Si dentro de las fuerzas que integran la alianza se postulan candidatos que creen que son mejores el presidente, tendrá que participar de las PASO, no hay posibilidad de que eso se evite”, advirtió.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *