Alfredo Cornejo se reunió con la cúpula del PRO y luego con referentes radicales. Las propuestas para mantener la alianza.

Las propuestas del titular de la UCR, Alfredo Cornejo, cayeron como baldazos de agua fría sobre la Rosada. El sugerir que Mauricio Macri puede no ser el candidato y que sí podría serlo María Eugenia Vidal, en otro momento, hubiera sido tomado como una declaración de guerra. Pero la necesidad aprieta, y el Gobierno intentó mostrar apertura: los macristas considerarán la posibilidad de que haya unas PASO, como también propuso Cornejo, mientras que defendieron la candidatura de Macri ante cualquier Plan V. Otras propuestas del radical, como darle salida a Marcos Peña y Jaime Durán Barba, no tendrán eco en el Presidente. Tampoco se ve factible sumar peronistas. El oficialismo debió hacer también control de daños tras los insultos de Elisa Carrió al jefe del bloque PRO en Diputados, Nicolás Massot (ver aparte).

El listado de planteos que hizo Cornejo en la Cámara de Comercio de Estados Unidos (Amcham) fueron difíciles de tragar en una semana que no ahorró internas expuestas y malas noticias para el oficialismo: no descartó que Macri no fuera el candidato a presidente y que sí lo fuera Vidal, algo que el Gobierno viene intentando enterrar hace meses sin éxito. También pidió cambiarle el nombre a Cambiemos para sumar a los peronistas Juan Manuel Urtubey Sergio Massa y Roberto Lavagna. Y desterrar del equipo de Gobierno a Peña y Durán Barba.

Mirá También:  Mario Negri dijo que amenazaron con expulsarlo de la UCR

Cornejo tuvo luego una reunión con la cúpula del PRO, incluídos Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en la que también estuvo el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Pese a las versiones de que el encuentro fue tenso y cargado de reproche, en la Rosada dijeron a este diario que “no fue así. Para nada. Fue de las mejores reuniones. El cruce fue mínimo”. En el encuentro, los macristas se mostraron abiertos a contemplar la posibilidad de unas PASO y hasta la ampliación de Cambiemos.

Ahora, lo cierto es que Macri no cree que sea posible acordar con Massa, a quien en privado le dice “Ventajita”, y a Lavagna, a quien siempre lo vio como un soberbio. “Se cree que es el Papa”, solía decir. Tampoco tiene pensado echar ni a Peña ni a Durán Barba. Y sobre la posibilidad de unas PASO, no aparece de momento un candidato que esté dispuesto a competirle a Macri (Cornejo propone a Martín Lousteau, que hasta ahora no dio señales de estar interesado si no se amplía Cambiemos a otras fuerzas políticas). Y de parte de otras fuerzas políticas, tampoco el panorama es propicio: “¿Quién quiere sumarse en este momento a Cambiemos? Nadie. ¿Quién puede hacerle entender a Mauricio que es pésimo candidato? Nadie. Es todo al pedo”, sentenciaban desde un sector del radicalismo, donde explicaban que los planteos de Cornejo son más para calmar a los sectores descontentos de la UCR camino a la Convención radical del 27 de mayo, pero que no llevarán a ningún cambio real en el plan hacia octubre. Lo máximo que puede ocurrir es que Macri elija a un candidato a vicepresidente radical.

Mirá También:  Reglamentan el impuesto a la renta financiera

No obstante las señales de apertura, hubo una defensa cerrada de que Macri es el candidato. “Es el mejor del espacio para ganar la elección y para ratificar el camino de búsqueda del Estado de Derecho y de una sociedad de oportunidades”, ratificó el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, a la salida de una reunión de gabinete. Dejó varias respuestas para los radicales: “Es momento de cuidar al presidente, no de atacarlo. Es nuestro candidato, y no es bueno debilitarlo, como lo pide la UCR en un momento tan delicado de la política y la economía. Poner en peligro eso con discusiones políticas no es bueno”, insistió. De todas formas, Pinedo sostuvo que Cambiemos “siempre está abierto” a sumar nuevos dirigentes.

El ministro del Interior, en tanto, se mostró menos duro con la posición de los radicales. “Me parece necesario hacer ese trabajo de ampliación de la base de sustentación política. ¿Cómo se resuelve eso desde el punto de vista operativo? Lo veremos. Si es con una PASO, si es sumando dirigentes a Cambiemos, si es ampliando Cambiemos, no está claro eso, todavía tenemos tiempo para tomar esas definiciones”, aseguró Frigerio, quien también advirtió: “Si Macri y el espacio entienden que hay alguien mejor para el electorado, seguramente lo analice. ¿Por qué no?”. No obstante, advirtió que “no es usual que dentro de un espacio le hagan una interna al Presidente”.

Los radicales, en tanto, tuvieron su propio encuentro con una cena en un restorán de Monserrat, donde además de Cornejo y Morales, estuvieron Enrique “Coti” Nosiglia, Ernesto Sanz, José Cano, Luis Naidenoff y Mario Negri. Allí analizaron los números de la Convención radical, que explican en parte la posición de Cornejo. Calculan que lograrán sortearla con éxito, pero de allí saldrán los pedidos de unas PASO y de ampliar Cambiemos.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *