El juez Alejo Ramos Padilla avanza en la investigación del delito de lavado de dinero que habría cometido la banda del espionaje ilegal. El origen de la plata, los bancos que intervinieron en las maniobras y los países en los que operaron son las puntas que están siguiendo en Dolores. Las maniobras habrían sido comandadas por el ex espía Ricardo Bogoliuk, lo que muestra que Marcelo D ́Alessio no actuaba solo.

Además de extorsionar, hostigar, amenazar y armar y direccionar causas judiciales, al menos cuatro personas de la organización, habrían llevado adelante las maniobras de lavado de activos. Se trata del ex policía y espía Ricardo Bogoliuk, el falso abogado D’Alessio –ambos detenidos y procesados– y de dos personas más que aún no fueron identificadas. En el expediente están mencionadas como “Pablo B. y Marcelo G”. Los cuatro aparecen en un grupo de WhatsApp del teléfono de D’Alessio llamado “Buenos Aires”. De las comunicaciones entre ellos en ese grupo surge la información de los movimientos que realizaron para llevar adelante el blanqueo de dinero. Los montos serían exorbitantes. El grupo de chat estuvo activo casi un año; desde marzo de 2018 hasta el 11 de diciembre de 2018 a las 11:20 am, momento en que se detecta el último mensaje, poco antes de la detención del falso abogado. De los mensajes se desprende que quien comandaba y determinaba los pasos a seguir era Bogoliuk, lo que demostraría que D’Alessio no actuaba solo, sino que formaba parte de una compleja organización con ramificaciones en todos los ámbitos de poder.

El ex espía asegura que él no formó parte de ningún grupo de WhatsApp de ese tenor. Oscar Moyano, abogado de Ricardo Bogoliuk, le dijo a Página/12 que su cliente desconoce totalmente el grupo de whatsapp. Niega haber armado ese chat, afirma que no es el administrador y que desconoce a los otros integrantes. Y, sobre todo, asegura que no participó en ningún movimiento económico de ninguna natrualeza. La defensa del ex policía dijo que todavía el perito de parte propuesto, Marcelo Torok no pudo analizar los archivos originales. Sin embargo según el juez, “Ricardo Bogoliuk es quien se preocupa por el cuidado de la relación con los clientes, dando cuenta de su rol en el grupo”. Ante una dificultad que se presenta en los trámites, en un mensaje el ex policía dice; “El atraso no solo nos causa el perjuicio natural, sino también daña nuestras relaciones con el cliente, y en consecuencia nos perjudica en distintos negocios en proceso. Gracias”

Mirá También:  Habla el compañero de Sebastián Romero:  "Es un preso político como lo fui yo"

Ese grupo de chat es la prueba principal que tiene hasta el momento el juez y que originó esta línea de investigación. Ahora, el próximo paso será enviar varios exhortos para determinar en qué países operó la banda y con qué bancos. Los investigadores buscan establecer si las entidades eran legales o si se trataba de bancos truchos o cuevas financieras. También la Procuraduría Especializada en Lavado de Activos (Procelac), a la que Ramos Padilla le pidió colaboración, deberá elaborar un dictamen y proponer posibles medidas de prueba para.

El origen del dinero

Otro de los puntos a determinar es el origen del dinero blanqueado. Se estima que los montos superan los 100 millones de dólares. El juez hace referencia a “actividades de inteligencia criminal relacionadas con el narcotráfico”. Marcelo D ́Alessio, el hombre que se presentaba en los medios como “especialista en narcotráfico y seguridad”, ahora también es investigado junto a sus cómplices por presunto lavado de dinero proveniente, precisamente, del tráfico de drogas.

Pero también, como ya se sabe, la organización se dedicaba sistemáticamente a extorsionar empresarios. Cobraban sumas muy elevadas y en dólares con la amenaza de armarles causas judiciales, meterlos presos o para presuntamente hacerlos zafar de una causa judicial. Esa plata había que introducirla al circuito legal de alguna manera. Para eso, según señala Ramos Padilla “este grupo habría obtenido aproximadamente en el mes de marzo de 2018 una licencia para efectuar operaciones offshore utilizando como base para ello una filial del Foreign Forance Bank en Anoujan, Islas Comores”.

Comisiones

En la pesquisa se apunta a “la realización de movimientos por millonarios montos de dinero a nivel internacional mediante transacciones no registradas en el sistema bancario con el fin de cobrar una comisión porcentual”. Sobre la base del intercambio de mensajes del grupo de WhatsApp, el juez cree que eran comisiones de entre un 20 y un 25 por ciento del total presuntamente lavado. Restando gastos y otras comisiones, los integrantes de la organización se quedaban con un 0,5 por ciento del dinero lavado. Lo curioso es cómo incluso hacen cuentas de cuánto ganarían una vez concretada la operación de lavado. “Sobre las ganancias percibidas por los integrantes del grupo mediante estas operaciones, es elocuente una intervención de Marcelo D’Alessio”, dice Ramos Padilla y adjunta uno de los mensajes del falso abogado hoy detenido: “Si sobre cada 100 millones a mí me dejan medio millón de dólares, es una pequeña fortuna en el corto plazo. Perdón por mi sinceridad”.

Mirá También:  Ataque a los qom: Nueva cúpula policial en Chaco

Contratiempos

Ramos Padilla relata que “a lo largo de las conversaciones mantenidas durante las operaciones, podemos conocer información sobre la operatoria, intermediarios intervinientes, información requerida y cuáles son los escollos con los que se van encontrando y las tensiones que se generan entre los integrantes del grupo ante las demoras o sucesos inesperados”. Fallas en la comunicación con las entidades bancarias; no poder contactar con algunos de los emisarios; posibles enojos de los clientes; son algunos de los contratiempos que debió enfrentar la banda para poder desarrollar la compleja operación, lo que genera algunas rispideces y discusiones en el grupo. En casi todos los continentes Según el juez de Dolores, las maniobras incluyeron acciones en Africa, América, Asia y Europa, con “viajes de algunos de los integrantes del grupo para concretar operaciones; por ejemplo, en el mes de agosto de 2018, quien es referido como ‘MG’ viaja a Estambul para supervisar una parte del proceso y en otro momento quien es referido como Pablo Bloise viaja a San Pablo para reunirse con una persona identificada como Eglein Villanueva”.

Y detalla que “esto fue posible en coordinación con otros grupos a los que algunas de las personas mencionadas representarían. Participan asimismo directivos de instituciones bancarias”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario