Juan Martín Dientón Aguirre está acusado de ultrajar sexualmente y asesinar a Mirta Avancini en un consultorio de ese barrio porteño de Colegiales. «Que no salga más de la cárcel», pidió el hermano de la víctima.

El hermano de la kinesióloga Mirta Avancini, violada y asesinada en 2015 dentro de su consultorio del barrio porteño de Colegiales, pidió que el acusado, quien comenzará a ser juzgado, «no pueda salir más de la cárcel» ya que él «la ultrajó y la golpeó hasta matarla».

El acusado fue reconocido por un testigo «anónimo» en un video que se difundió por televisión y en el que se lo ve entrando y saliendo del edificio. Juan Martín «Dientón» Aguirre (37) será enjuiciado por el crimen de la mujer y por otra entradera cometida días antes del hecho.

«Nosotros pretendemos que esta persona no pueda salir más de la cárcel, es una persona muy agresiva, muy violenta, imagínense si estuviese libre, seguiría haciendo lo mismo», dijo Felipe, el hermano de la víctima.

El hombre aseguró que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 22 «tiene un montón de pruebas que se reunieron en este tiempo» para condenarlo, y consideró que su familia está «totalmente convencida de que fue el autor, así haya actuado solo o en compañía de alguien».

«Las pruebas que hay son suficientes. Hay escuchas y en una de estas él afirma que era el del video. Él fue a vender lo que robó a la calle Libertad, fue a vender alhajas que había robado de la casa de un vecino de mi hermana», señaló Felipe, que se lamentó de que no pudiera ser hallado el celular de la víctima.

Mirá También:  Loma Negra cierra la primera fábrica de cemento portland del país

Además, el hombre dijo que el acusado «ultrajó y golpeó» a su hermana «hasta matarla» y agregó que Mirta «nunca se pudo haber defendido porque era muy delgadita».

El hombre recordó que fue él quien encontró a su hermana después de que su madre le comentó que no le respondía los mensajes. Él se fue para lo de su hermana y como ella no contestaba llamó a la Policía. Al llegar miraron por debajo de la puerta y vieron que había desorden. «Me fui al dormitorio y veo la cartera de ella sobre un mueble y todo desparramado, veo la luz del baño prendida, empujé la puerta y no puedo abrirla porque estaba mi hermana muerta», afirmó Felipe, quien recordó que ella tenía «precintadas las piernas y los brazos atrás, tenía una venda elástica y un pañuelo».

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario