El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, seguirá al frente de la investigación contra el falso abogado Marcelo D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli por el presunto delito de extorsión. En una resolución que se conoció esta mañana, el magistrado decidió unificar todos los planteos de competencia e inhibición que había recibido en las últimas semanas. Entre ellos se destacan el pedido del juez federal de Capital Federal Julián Ercolini para que cese en esa tarea, así como el del propio fiscal que interviene en el expediente, Juan Pablo Curi, para que lo traslade a los tribunales de Comodoro Py. En su resolución, Ramos Padilla consideró que falta «sustento jurídico» en las solicitudes que fue recibiendo y que, según fuentes de tribunales, buscan correrlo del expediente porque afecta a Stornelli y pone en duda la investigación de la causa de las fotocopias de los cuadernos. 

Ramos Padilla señaló que la causa se encuentra en una “etapa preliminar” y de “delimitación del objeto de investigación, los planes delictivos en particular y la identificación de sus posibles autores, partícipes y/o encubridores”. “Día a día se van conociendo nuevos y posibles hechos ilícitos pergeñados por diferentes actores, muchos de los cuales podrían corresponder a jurisdicciones distintas a la de los tribunales federales de la Ciudad de Buenos Aires”, apuntó para fundamentar su continuidad al frente de la pesquisa. El juez resumió los pedidos de traslado e inhibición en una serie de alternativas que envió a las partes intervinientes para su consulta: si la causa debe viajar a Comodoro Py; si se debe quedar en su juzgado hasta que se defina mejor el objeto de investigación; si debe inhibirse de investigar a D’Alessio solo en lo concerniente al empresario Pedro Etchebest o “en relación a todos aquellos en los que habría tomado parte el fiscal Stornelli” o si incluso “corresponde la remisión del expediente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación por tratarse de sucesos delictivos que habilitarían su competencia originaria”. Les dio  a las partes cinco días para responder. 

Mirá También:  La ¿interna? de Comodoro Py

Fuentes judiciales consultadas por Página/12 señalaron que los planteos realizados contra Ramos Padilla “no son lógicos” ni “serios”, sino que se trata de “planteos políticos”. Frente a eso, en el documento el magistrado de Dolores asegura que seguirá investigando: “No existe otra alternativa para el suscripto que continuar con la totalidad de la investigación y proseguir con el trámite de la presente, máxime cuando existen personas detenidas respecto de las cuales no se ha resuelto su situación procesal y la inactividad puede ocasionar un perjuicio para la investigación e incluso un riesgo para aquellas personas que pudieron ser objetivos/víctimas de esta organización”, resuelve. 

A principios del mes pasado, el empresario Pedro Etchebest había denunciado en los tribunales federales de Dolores que D’Alessio le había pedido una coima de 300 mil dólares a cambio de “salvarlo” del expediente de las fotocopias, argumentando vínculos con Stornelli, fiscal de esa causa. La denuncia de Etchebest quedó en manos Ramos Padilla e inmediatamente comenzaron los movimientos para que la causa, que recién comenzaba, viajara a los tribunales de Retiro. El juez Julián Ercolini, a cargo del Juzgado de Instrucción Federal número 10 de la Ciudad de Buenos Aires, exigió a Ramos Padilla que se inhibiera de continuar con la investigación y le reclamó el expediente ya que en su despacho descansaba una causa iniciada por la tardía denuncia de Stornelli contra D’Alessio. “El magistrado capitalino indujo que los sucesos investigados en la presente consistirían en la presunta solicitud de una suma de dinero por parte de Marcelo D’Alessio a Pedro Etchebest y sostuvo que como las principales exigencias dinerarias y los supuestos pagos se habrían concretado en el ámbito de esa Ciudad de Buenos Aires, debía ser él el que investigara ese hecho”, apuntó Ramos Padilla en la resolución de hoy. 

Mirá También:  Matanza en vivo con un manifiesto racista y xenófobo

Las críticas de su resolución al requerimiento de Ercolini son duras: “Si bien se reclama la acumulación por supuesta conexidad objetiva entre dos expedientes en los que una misma persona resulta imputada en uno y denunciante en el otro; lo cierto es que no se aclara si lo que se pretende es arrogarse el conocimiento e investigación parcial de los hechos vinculados exclusivamente a la extorsión a Pedro Etchebest, aquellos otros que incluirían la participación del Fiscal Carlos Stornelli; o todos aquellos que forman parte de los distintos planes delictivos de la asociación ilícita investigada y que aún no ha sido siquiera objeto de una mínima delimitación”, puntualiza. 

El juez de Dolores destacó, además, que para entonces, la investigación a su cargo estaba bajo secreto de sumario, medida que “se debió levantar” para que las partes involucradas pudieran opinar sobre el pedido de Ercolini “lo que perjudicó en gran medida la investigación”, sostuvo. 

Para dictaminar en esta cuestión, el fiscal federal de Dolores, Juan Pablo Curi, adujo que necesitaba información de las diferentes causas que en diferentes juzgados se le estaban siguiendo a D’Alessio. El juez federal Luis Rodríguez tiene a su cargo una, por ejemplo. En los tribunales de Lomas de Zamora, en tanto, hay otra. Los comportamientos de D’Alessio vinculados con el espionaje ilegal en diferentes áreas no era desconocido para el Poder Judicial. El expediente a cargo de Ramos Padilla, por otro lado, crecía y crecía. Así, en esos días, el juez procesó con prisión preventiva al falso abogado. 

Curi finalmente dictaminó. Si bien sostuvo que “más allá de que debía proseguirse con su investigación ante esta sede de Dolores hasta tanto la cuestión de competencia quedara definitivamente zanjada”, el fiscal se inclinó por los tribunales de Retiro: “por razones de competencia territorial, la causa debía ser remitida a la justicia federal de la ciudad de Buenos Aires, porque allí habrían ocurrido la mayoría de los planes delictivos llevados adelante por la asociación ilícita investigada”, apuntó Curi, quien, de todas maneras, abrió la puerta para que fuera designado un “nuevo juez” que “debía ser el que determinase la conveniencia de acumular” lo ya trabajado y desperdigado por diferentes juzgados. 

Mirá También:  Nuevo hit de los vecinos de Chapadmalal: "¡Fuera, Gato, fuera!"

El último en plantear un nuevo pedido de inhibición ante Ramos Padilla fue el defensor de Stornelli, Roberto Ribas. 

Respecto del pedido de Ercolini, Ramos Padilla respondió que el objeto principal del expediente que tiene en sus manos “no consiste solamente en verificar si un fiscal federal de ese fuero participó o no de la exigencia de dinero a Pedro Etchebest, sino la existencia de actividad de espionaje ilegal con metodologías también ilegales por parte de agentes y ex agentes orgánicos e inorgánicos de agencias nacionales e internacionales de inteligencia”. Esta actividad, continuó, “habría llevado adelante su actividad en varias jurisdicciones del país y se habría efectuado en connivencia y con participación de diversos actores privados y públicos, entre ellos, algunos funcionarios y magistrados judiciales y del Ministerio Público Fiscal nacional y provincial sin autorización legal”. No obstante, “es indudable que aún se está en la etapa primigenia del proceso investigativo”, insistió.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *