Conversaron por separado con los precandidatos Negri y Mestre pero no hubo acuerdo y ya hablan de una posible ruptura en Córdoba. Respecto de las PASO nacionales, dijeron que el tema se resolverá más adelante. Pidieron revisar las tarifas.

En pleno proceso de ebullición de la interna de Cambiemos en Córdoba, la cúpula de la UCR se reunió en Corrientes. Estuvieron los tres gobernadores radicales y sus principales dirigentes, incluido Mario Negri, quien fue a plantear la situación de la interna cordobesa del 17 de marzo. También viajó por ese tema Enrique “Coti” Nosiglia. Si no hay acuerdo, es posible que se quiebre Cambiemos en Córdoba y Ramón Mestre compita por afuera. Los dos precandidatos tuvieron reuniones separadas con la cúpula radical. Mientras hacían gestiones para evitar ese resultado, los dirigentes radicales también debatían si enfrentarán con un candidato propio a Mauricio Macri en las PASO nacionales. En un documento que surgió de la cumbre, dijeron que eso será discutido en la Mesa Nacional de Cambiemos. “Creemos necesario revisar los aumentos de las tarifas de los servicios públicos”, advirtieron.

El anfitrión del encuentro fue el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, quien recibió a los gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo, y de Jujuy, Gerardo Morales, además del vicegobernador bonaerense Daniel Salvador. También asistieron Negri, Luis Naidenoff, Angel Rozas, el ex gobernador Ricardo Colombi, Ernesto Sanz y Enrique “Coti” Nosiglia, quien impulsa una candidatura nacional contra Macri.

Mirá También:  Provolo de Mendoza: comenzó el juicio por abuso sexual a niños hipoacúsicos

Temprano, dieron una conferencia de prensa donde aseguraron que no está en duda la continuidad en Cambiemos y que no definirán si enfrentarán o no a Macri hasta la Convención radical de abril o mayo. Luego se encerraron a discutir qué harán con Córdoba. En verdad, nadie esperaba que ayer se resolviera lo de las PASO, que genera resistencias en la Rosada y que ya fue rechazado por Elisa Carrió. La idea que predomina es ver cómo avanza la economía y, a partir de eso, definir si presentarán o no un candidato propio. La idea no le gustó al más probable postulante, Martín Lousteau, quien dejó trascender su malestar por no ser consultado y su sensación de que lo están usando. Hasta ahora, la idea de los radicales es una fórmula Lousteau-Cornejo, pero habrá que ver si el ex ministro de Economía acepta luego de tantas vueltas. “No se puede pasar de ser chupamedias a no serlo”, es uno de los conceptos sobre los correligionarios que se le atribuye a Lousteau. De parte de los radicales, el ex embajador de Washington tiene el apoyo de Nosiglia y un dubitativo Cornejo, mientras que Morales no oculta su desprecio y Colombi ya dijo que su candidato va a ser Macri y ningún otro. “Como radicales no vamos a hacer nada que debilite al Presidente”, dijo Salvador. El encuentro terminó sin definiciones al respecto. En el documento que difundieron tras la cumbre, indicaron que “la discusión sobre las candidaturas nacionales, del binomio presidencial y legislativas, corresponde que se desarrolle atendiendo al fortalecimiento de la coalición y a evitar una regresión populista, en el marco de la Mesa Nacional de Cambiemos”.

Mirá También:  Prisión preventiva para "la nueva Nahir Galarza"

El otro tema, más acuciante, es la interna en Córdoba. En la disputa del 17 de marzo se enfrentarían Mestre contra el candidato bendencido por la Rosada: Negri, quien integra ya una fórmula con el macrista Héctor Baldassi y tiene el apoyo de Luis Juez. En los últimos días, esta fórmula puso en duda que se pueda hacer la elección: indicaron que las empresas que podrían hacer el recuento de votos no llegan con los tiempos. Mestre retrucó que utilizarán, si hace falta, a la UTN.

El enfrentamiento escaló cuando Negri empezó a hablar de fraude. El domingo dijo que lo querían expulsar de la UCR cordobesa. Ayer Baldassi sostuvo que “el proceso interno del 17 de marzo nació como una gran oportunidad y hoy está desvirtuado. Ni para uno ni para otro, está desvirtuado para los cordobeses”. Juez, por su parte, aseguró que “no se puede suplir la tarea de las empresas de correo con una ONG o con los chicos de Glovo repartiendo las urnas”. El dirigente se encamina a impugnar la elección de 17 en la Mesa provincial de Cambiemos, donde Negri no tiene representantes, pero cuenta con el apoyo de los del PRO y los de Juez. Entre ambos, podrían conseguir un cuatro a dos contra los de la UCR local, que responde a Mestre. “No están dadas las condiciones para un comicio transparente”, dijo Juez.

Si esa mesa decide postergar o suspender la interna, es posible que el intendente de Córdoba patee el tablero y decida competir por fuera de Cambiemos, un sello que desaparecería en la provincia que le dio los votos decisivos a Macri.

Mirá También:  HANTAVIRUS: ACCIONES DE SENSIBILIZACIÓN Y PREVENCIÓN EN EL CINTURÓN PERIRRURAL DE LA CIUDAD

Desde los distintos sectores trabajan contrarreloj para evitar esa ruptura, que le aseguraría a Juan Schiaretti una reelección sin sobresaltos. Los tres gobernadores radicales tuvieron reuniones separadas con Negri y con Mestre. Cornejo le pidió a Mestre que se baje, pero no tuvo éxito. Ya lo habían intentado el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Los funcionarios nacionales observan con creciente preocupación lo que ocurre con Córdoba y responsabilizan a Cornejo por no lograr ordenar el escenario radical. La conspiranoia oficial viene en aumento: hay ya quien especula con que existe un acuerdo secreto entre Mestre y Schiaretti para romper Cambiemos.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *