CHASCOMUS: MOJON CRIOLLO DEL SUR
SEGUNDA ENTREGA

1749 y más al norte La Guardia de San Francisco de Rojas en 1777 y otros en parajes vecinos corre Guardia del Juncal en 1771, (cerca de Cañuelas), Fortín San Lorenzo de Navarro en 1777, Guardia del Monte en 1777, Fortín San Pedro de Lobos en 1777. El tránsito de personas y mercaderías fue creciendo en la medida que las economías regionales lo permitieron, a grandes rasgos fueron así sus aportes: la región de Cuyo aportaba vinos y aguardientes, de Tucumán llegaban maderas para la construcción y muebles, que también se conocieron en Lima, de Córdoba y Santiago se conocían sus productos alimenticios regionales más animales de crianza casera, etc.
Todo esto conformó la vida en el curso del Virreynato de Lima que en forma monopólica y absorbente, dirigió los pasos políticos y comerciales durante más de 200 años, dominio que sostuvo con vehemencia y rigidez por todos los medios posibles con impuestos y gabelas para poder remitir sus recaudaciones a la lejana metrópolis, que tanto exigía para poder mantener las tropas y sostener sus desvarios cortesanos, su codicia llevó a instalar en Córdoba una «aduana de puerto seco» hecho que no hizo más que incrementar un incipiente contrabando que sería su peor enemigo, no sólo se comercializaban mercaderías y productos de vicio, sino que llegó a la forma más ruin, como ser: pasar y lle-var esclavos africanos a las minas del Potosí, pues los indios por las mitas y encomiendas iban perdiendo su salud o desertando a su hábitat natural: sus dominios cercanos. Estos esclavos entraban por las costas de Brasil y desde Montevideo, que se había repartido de oficio con Buenos Aires, el comercio de esclavos para los uruguayos y los porteños, la entrada ilegal de las casas de mayoreo con sus mercaderías y productos ultramarinos. Así transcurría la época de la colonia, pero los tiempos avanzaron también en noticias de que otros países comenzaban a merodear esta rica zona de América del Sur, que se había convertido en edén del contrabando y piratas, sobre los bienes que la corona española remitía por mar. Esa realidad se intentó revertir con la creación del Virreynato del Río de la Plata, cuyas necesidades más urgentes fueron controlar el contrabando y desalentar los posibles ataques e invasiones, aportando seguridad en las vías y caminos que unían Lima con la nueva capital: Buenos Aires. La consigna más importante fue la de extender los territorios dando más seguridad a las explotaciones ganaderas en estancias y campos, que eran amenazados por los ataques de los malones.
De esta forma nace la realidad del tema que nos convoca por el que se transforma a CHASCOMUS: MOJON CRIOLLO DEL SUR, en el año 1779, en el primer fortín del sur, 30 años antes había empezado su tarea como Guardia del Zanjón del Samborombón.

Mirá También:  Murió Fabián Matus, el hijo de Mercedes Sosa

1779/1865 “A”
El antecedente más inmediato a la fundación del Fuerte de San Bautista de Chascomús, pode-mos encontrarlo en la decisión de los vecinos de la Magdalena en tener bajo control el movi-miento de los indios cerca de la isla de Todos los Santos, por allí se habían asentado un grupo de indios que no parecían tener buenas intenciones, por lo que se resolvió que a la altura de esos lugares se estableciese una Guardia que se la llamó Guardia del Zanjón y que constaba de unas precarias viviendas habitadas por una serie de no más de ocho vecinos que serían los encargados de vigilar el movimiento de los indios de la zona, esto ocurría por los años 1740, el tiempo fue desanimando a los encargados de esa vigilancia por lo que, pasados unos años, habían desertado de los rancheríos. El gobernador don José de Andonaegui resolvió en el año 1752 la creación de soldados milicianos, denominados Blandengues. Divididos en tres compañías debían establecerse en puntos de la frontera, adecuados a las necesidades. Una de esas compañías que se denominó «La Atrevida o Los Atrevidos», fue destinada al paraje conocido por El Zanjón, situado en el actual Partido de San Vicente, posteriormente se la conoció como «La Conquistadora», la segunda estaba destinada a Luján con el nombre de «La Valerosa» y la siguiente se situó en el Salto, con el nombre de «La Invencible», se encargarían de unir mediante patrullas las localidades de Magdalena, Zanjón del Samborombón, (hoy Chascomús). el Juncal (hoy Matanzas), Las Garzas, Luján, Salto y La Cañada del Arbolito (hoy Areco). Esto ocurría sobre los años de 1752 en adelante, durante un tiempo trajo más tranquilidad a los pueblos vecinos, los que recorrían brindando una garantía de vigilancia bastante pasable para dicha época. Como anécdota de referencia el virrey de esos entonces era Zeballos, que tenía como opinión propia: «manu militari» con los indígenas, pero que al ser reemplazado por Vértiz, se decidió adelantar la frontera de la «tierra ignota» como figuraba en las cartas de las autoridades a los reyes españoles, y se proyectó tal adelantamiento del Zanjón a los pagos de Los…
CONTINUARA
y se proyectó tal adelanta-miento del Zanjón a los pagos de Los

Mirá También:  Fallo en contra para Weretilneck
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *