Mestre insiste con las internas previstas para el 17 de marzo y, si el sector de Negri las impugna, el intendente cordobés competirá por la UCR. El macrismo aspira a que la Mesa nacional de Cambiemos pueda evitar el desastre.

Hoy es el día en el que Cambiemos Córdoba podría explotar en mil pedazos. El sector de Mario Negri tiene previsto avanzar con una impugnación de la elección interna de Cambiemos prevista para el 17 de marzo. El encargado de llevar adelante el pedido de suspensión es Luis Juez, pero cuenta con el apoyo del resto, excepto del sector de Nicolás Massot. Si la elección se cae, es posible que el adversario radical de Negri, el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, decida competir con el sello de la UCR. Eso terminaría con Cambiemos a nivel provincial, de no mediar algún tipo de intervención nacional. Existe la chance de que pidan que intermedie la Mesa nacional de Cambiemos.

La tensión en Córdoba se volvió ingobernable hace semanas, luego de los infructuosos intentos del jefe de Gabinete, Marcos Peña, por lograr que Mestre bajara su candidatura. La lista de Negri cuenta con el indisimulable apoyo de la Casa Rosada: lo secunda el macrista Héctor “La Coneja” Baldassi. Ayer el dirigente PRO dijo nuevamente que “no hay garantías para una elección transparente”. El dirigente sostuvo que “es muy difícil decir si habrá impugnación” y sostuvo que habrá que esperar hasta hoy para saber qué determinará la Junta Electoral de Cambiemos, que requiere unanimidad en todas las votaciones según la carta orgánica.

Mirá También:  8 años de prisión para ex jefe penitenciario por torturar a un preso

Lo cierto es que en esa Junta el sector de Juez y del PRO duplica en votos al de Ramón Mestre por lo que si votan en contra se podría suspender la elección, lo que llevaría a Mestre a la Justicia electoral o a romper la alianza e ir como candidato de la UCR. Si esto ocurre, Negri pedirá que intervenga la Mesa Nacional de Cambiemos.

Desde la Casa Rosada hay mucha preocupación y un malestar muy grande con el titular de la UCR Nacional, Alfredo Cornejo, por no alinear a la tropa. Desde el radicalismo aclaran: “También hay internas dentro el PRO: los apoderados de Nicolás Massot votan con Mestre, pese a que Balsassi está en contra de seguir con las internas. Massot, que le responde a Emilio Monzó, está jugando en contra de Peña y de Humberto Schiavoni. Así que no es todo culpa de los radicales”.

El jefe del bloque de PRO en Diputados tiene como representante en la provincia a Rodrigo de Loredo. Massot dijo esta semana: “No veo, en lo personal, otra manera de garantizar la unidad de Cambiemos que no sea la interna, que se celebra el 17 de marzo. La interna fue lo que acordamos con todas las partes. Es lo que firmamos para garantizar que Cambiemos esté unido”. Baldassi, también del PRO, le contestó: “Respeto la opinión de Massot pero no hay garantías para una elección transparente el 17 de marzo. Cambiemos es un partido nuevo que no ha tenido internas, en este caso no tengo apoderados”.

Por su parte, Juez ratificó que presentará la impugnación y no dio señales de que las cosas van a mejorar: “El tema se ha ido complejizando y todo hace pensar que se va a poner peor todavía”, pronosticó. “Mestre, que es el presidente de la UCR de Córdoba, se ha adueñado del proceso electoral como si esta fuese una interna del radicalismo”, atacó el dirigente del Frente Cívico. Desde el mestrismo vienen respondiendo que no piensan dar marcha atrás con la elección. El último entredicho fue porque las empresas OCA, Andreani y el Correo Argentino indicaron que no llegan con los tiempos. Mestre propuso sumar a la Universidad Nacional Tecnológica (UTN) para el recuento. Negri habló de un posible fraude y de una interna “a lo Maduro”. El lunes el precandidato favorito de la Rosada aseguró que lo querían echar de la UCR Córdoba.

Mirá También:  Grandes fortunas: el Gobierno reglamentó la ley

El martes Negri y Mestre viajaron a Corrientes a la cumbre radical, pero no se pudieron ni juntar entre las mismas cuatro paredes. Ambos tuvieron reuniones por separado con los tres gobernadores radicales –uno de ellos Cornejo, presidente de la UCR Nacional– y le expresaron su opinión. La UCR nacional no tomó ninguna determinación. En 2015, en un escenario similar con Oscar Aguad, lo habían convencido a Mestre de que se presentara por la reelección en la intendencia. En este caso, no parece que vaya a ser posible. Así, todos parecen ir en un curso de colisión y hoy puede que choquen.

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario