El jueves, el Partido Justicialista reunirá a su congreso nacional para avalar una política de alianzas amplia para enfrenar al macrismo. Schiaretti y Urtubey ya avisaron que no enviarán a sus congresales.

El Partido Justicialista calienta motores para el año electoral. El jueves se realizará el congreso nacional que dejará abierto el juego para que el PJ acuerde con otros espacios políticos para conformar un frente que le dispute al macrismo la presidencia de la Nación. Del Congreso del año pasado al de este jueves, el justicialismo logró en poco menos de doce meses aumentar su cauce significativamente con dirigentes que se habían alejado del partido. “Estamos en una etapa en la que el peronismo está llegando a acuerdos de unidad en distintas provincias”, señaló el presidente del partido, José Luis Gioja. Los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Córdoba, Juan Schiaretti, embarcados en el proyecto de Alternativa Federal, ya anunciaron que no enviarán a los congresales de sus provincias, aunque ya el año pasado lo habían hecho sin generar daño al cónclave.

“El congreso nacional del PJ va a autorizar que el partido comience a cerrar acuerdos con otros partidos políticos, agrupaciones y movimientos sociales, con el fin de poner fin, a través de los votos, a esta cosa, que no se sabe bien qué es, que nos está gobernando, que encabeza (el presidente) Mauricio Macri”, aseguró a este diario el diputado del Frente para la Victoria y titular del PJ, José Luis Gioja. El peronismo cierra filas así detrás de la idea de una unidad amplia que permita terminar con la etapa neoliberal reiniciada por el macrismo. “Estamos muy preocupados, y por supuesto, tenemos las peores sospechas, de que se están haciendo cambios en las reglas de juego en el plano electoral para perjudicar al peronismo en particular y a las otras fuerzas políticas en general”, aseguró el sanjuanino anticipando los movimientos que pueda realizar el gobierno nacional en materia electoral y que ya fueron denunciado en el documento de la última reunión de la mesa de Acción Política.

Mirá También:  Una maniobra contra Lula

Poco más de un año atrás el PJ se encontraba con la sorpresa de la decisión de la jueza María Servini de Cubría que intervino el partido ante una denuncia de seguidores del sindicalista Luis Barrionuevo. El titular del gremio de los trabajadores gastronómicos fue nombrado directamente interventor, lo que dejó a las autoridades elegidas por los afiliados del PJ en un limbo. La solución fue convocar al Congreso que logró la participación de más de seiscientos congresales y la creación de la mesa de Acción Política para que funcionara como cabeza del partido más allá de la intervención judicial de la que junto a Barrionuevo participó el dirigente Julio Bárbaro. La mesa logró convencer a los díscolos, integrar a sectores del Frente Renovador y acercar a los menos convenidos de la necesidad de todos los sectores internos, incluido el kirchnerismo, uno de lo puntos de mayor resistencia de algunos dirigentes.

Así, el PJ realizará el jueves un Congreso nacional subiendo un escalón, ya con la mira puesta en el año electoral. La alianza con Unidad Ciudadana, que contiene a todos los partidos y agrupaciones del kirchnerismo es casi un hecho, además de dejar abierta la instancia de sumar nuevos aliados contra Cambiemos, la alianza gobernante que compone el PRO, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica.

El encuentro comenzará temprano con las acreditaciones de los congresales a partir de las 9, y los organizadores contabilizan más de los 620 que participaron el año pasado, también en el microestadio de Ferro.

La dificultosa permeabilidad con el kirchnerismo que planteaban algunos gobernadores peronistas que se enrolaron en Alternativa Federal fue descendiendo poco a poco. En Entre Ríos y Tucumán, donde gobierna el PJ, se priorizó el cierre de filas antes que el enfrentamiento con el kirchnerismo, dejando de lado la especulación ante las encuestas que ponen al a ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner como la candidata que puede catalizar la mayor cantidad de votos en todo el país. A ellos se sumó Santa Fe, donde desde hace algunos años los agrupamientos peronistas no podían ponerse de acuerdo.

Mirá También:  Comenzó el juicio a Cristobal López, De Sousa y Echegaray por la deuda de Oil Combustibles

El PJ también mostró sus dudas en cuanto a algunos cambios que quiere introducir el macrismo en el sistema de cómputos de las elecciones. “Estamos muy preocupados, y por supuesto tenemos las peores sospechas de que se están haciendo cambios en las reglas de juego en el plano electoral para perjudicar al peronismo en particular”, indicó Gioja poniendo sobre la mesa algunos puntos que trascendieron a través de las redes del apoderado del PJ, Jorge Landau, quien anticipó que “el Gobierno habilitó por decreto que puedan instalarse centros de transmisión dentro de un aula de cada escuela con apenas una notebook y un scanner. De esta manera, personal del Correo o de la empresa concesionaria quedaría al mando de la transmisión electrónica de los resultados de los cuales se le entregaría a los fiscales partidarios sólo una copia de lo que el funcionario transmite”. El presidente del PJ aseguró que las otras fuerzas políticas también deben estar atentas sobre el tema  y advirtió que “no se pueden hacer modificaciones al Código Nacional Electoral, como la que propone el Gobierno, en un año electoral. Creemos que el Gobierno está armando algo, que no sé si llamarlo fraude, pero se le parece bastante”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *