Ocurrió en Villa Madero. Se logró establecer que el individuo fue salvajemente agredido. Además se encontró una bolsa de las utilizadas habitualmente por manteros. 

Por su parte, se logró establecer que el individuo fue salvajemente estrangulado. Hasta el momento, la principal hipótesis de los pesquisas sostiene que el tremendo crimen estaría relacionado a la venta de drogas y las peligrosas bandas de narcotraficantes que actúan en el famoso Barrio 31, en la Capital Federal.

Al respecto, los voceros de los tribunales de La Matanza revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Ricardo Roger Cordero Osco, peruano, de 46 años, quien residía en la localidad bonaerense de Avellaneda.

Diversas diligencias

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, la individualización del occiso se logró gracias a que, por la patente del Peugeot 208 incautado en el escenario del hallazgo del fallecido, se estableció que estaba a nombre de un joven con domicilio en el Barrio 31, situado en la zona capitalina de Retiro. Trascendió que Cordero Osco había comprado el rodado y que después lo había colocado a nombre del muchacho.

Mirá También:  Reacción global a lo que dijo Trump sobre el Golán. China, Rusia, Irán y Turquía criticaron el apoyo de EE.UU. a la postura de Israel

El macabro hallazgo se produjo a las 8.30 del viernes pasado cuando los vecinos de la zona avisaron al número telefónico de emergencias 911 de la presencia de una persona fallecida en el asiento trasero de un Peugeot 208 gris oscuro provisto de vidrios polarizados, que se encontraba estacionado desde las 5 en el cruce de España y Mariquita Sánchez de Thompson, en las proximidades de un complejo habitacional y a 2 cuadras de la Autopista Teniente General Pablo Riccheri, en el citado distrito, en el oeste del conurbano provincial.

Como consecuencia de dicho motivo, los integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de La Matanza arribaron al lugar y hallaron el cuerpo sin vida del individuo, que había sido colocado en el asiento trasero del vehículo. El occiso estaba envuelto en una frazada y en una bolsa de las empleadas de manera habitual por vendedores callejeros, y además atado con cables, estableciéndose posteriormente que el sujeto habría fallecido estrangulado y no asfixiado, como se creyó en un comienzo, ya que no se habían observado marcas en el cadáver.

Servidores públicos de la comisaría de Villa Madero (1ª Noreste de La Matanza) realizan diferentes procedimientos con el objetivo de esclarecer el escalofriante asesinato, que se cree se hallaría vinculado al comercio de drogas. Intervino en la causa el doctor Juan Pablo Tahtagian, fiscal de la Unidad Temática de Homicidios del departamento judicial de La Matanza.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *