Pese a que los docentes pedían adelantar la negociación para preservar el ciclo lectivo, la gobernadora demoró la convocatoria hasta mediados de febrero. El Frente de Unidad Docente pedirá recuperar el poder adquisitivo perdido y establecer una cláusula gatillo.

Después de los múltiples reclamos realizados por los gremios docentes, finalmente la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, convocó a los maestros a la primera reunión paritaria de 2019, que será el próximo miércoles y tendrá como objetivo central abrir la negociación salarial. Tal como había adelantado la funcionaria, la citación llegó en febrero y no antes, como reclamaban los docentes, que aspiraban a separar las negociaciones del inminente comienzo de las clases.

“Escuelas seguras y salarios dignos, eso es lo que nosotros vamos a plantear. Queremos inversión para que no suceda lo de Sandra y lo de Rubén otra vez. Queremos recuperar el poder adquisitivo perdido y no seguir perdiendo frente a la inflación”, sostuvo, el titular del Suteba, Roberto Baradel. El dirigente de uno de los sindicatos que integran el Frente de Unidad Docente adelantó que en la reunión harán hincapié en la aplicación de la cláusula gatillo.

El próximo miércoles a las 17.30 se reunirán los funcionarios del gobierno bonaerense con los representantes sindicales en la biblioteca del Ministerio de Economía. Además del aumento salarial para este año, comenzarán a tratar otras cuestiones que los maestros quieren poner sobre la mesa, como los despidos a los capacitadores y los problemas en la infraestructura escolar.

Mirá También:  LA SEMANA QUE VIENE SE PRESENTARÁ EL OBSERVATORIO VIAL DE CHASCOMÚS

El Frente de Unidad Docente Bonaerense venía reclamado desde el inicio del año una convocatoria temprana a paritarias. Hace una semana habían enviado una carta documento intimando a la gobernadora a que organice la mesa de diálogo, luego de presentarse en el Ministerio de Trabajo provincial para agilizar el llamado. En ese momento, los recibió el subsecretario del ministerio, Horacio Barreiro, quien se limitó a responder que las paritarias “siempre se hicieron en febrero”.

A pesar de que el año pasado no se llegó a un acuerdo entre las partes y el conflicto se extendió en el tiempo, afectando el ciclo lectivo, Vidal había anticipado que convocaría a los maestros recién este mes, definición que motivó una presentación judicial del Frente de Unidad.

En principio, los maestros aspiran a lograr un aumento del 18 por ciento para recuperar lo perdido el año pasado, más una cifra que compense la inflación estimada para 2019, incluyendo una cláusula gatillo. También pretenden discutir las condiciones de infraestructura, desnudadas por la tragedia de la escuela 49 de Moreno, donde hubo una explosión por una pérdida de gas que causó las muertes de la vicedirectora y un auxiliar. “La propuesta la tiene que hacer el gobierno. El reclamo nuestro va a ser no perder poder adquisitivo. Si la gobernadora cumple con su palabra, la palabra que dio el año pasado en la apertura legislativa, que dijo que los docentes no tendrían que perder poder adquisitivo del salario, no habría inconveniente para llegar a un acuerdo”, advirtió Baradel.

“Si los gremios van a la paritaria docente con espíritu constructivo, es muy posible que las clases empiecen en tiempo y forma, pero si van con decisión política de confrontar es mucho más difícil”, amenazó esta semana el ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiaro. El ministro había advertido que las eventuales candidaturas de dirigentes de los gremios docentes podrían “complicar” la discusión salarial y el inicio de clases. “Eso lo debe decir por la candidatura a intendente de La Matanza que definió él. Lo debe decir por eso. Puede complicar el inicio de clases si quiere usar el aparato del Estado para jugar electoralmente en La Matanza, en lugar de convocar a la paritaria nacional y llamar al diálogo a los docentes de todo el país. Es una declaración autorreferencial”, respondió Baradel.

Mirá También:  Por el derrumbe en la Ruta Nacional 40, Villa La Angostura está aislada y sin luz

La última reunión paritaria que tuvieron los docentes con el gobierno de Vidal fue el 28 de noviembre pasado. En esa ocasión, la gobernadora ofreció un aumento del 32 por ciento, cuando la inflación anual terminó rozando el 48 por ciento. “Lo que vamos a plantear es la recuperación de lo perdido más la proyección de inflación de este año. La clave es la cláusula gatillo –indicó Baradel–. Porque más allá de que nos pongamos de acuerdo o no con el número de la proyección de inflación para este año, si hay actualización automática, estaríamos resguardados.”

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *