Page Loader

Los ingresos del Tesoro Nacional aumentaron 39 por ciento respecto del año pasado y los gastos primarios, un 33 por ciento. Ambos, muy por debajo de la inflación. El peso de los intereses de la deuda, en tanto, hace crecer a más del doble el déficit total.

El Gobierno avanza en su programa de ajuste con déficit fiscal cero. El superávit fiscal primario fue de 16.658 millones de pesos en enero. Así lo publicó ayer el Ministerio de Hacienda. Los ingresos del Tesoro subieron 39 por ciento interanual, mientras que los gastos (netos de intereses de deuda) se elevaron 33 por ciento. Estos datos ponen en evidencia un dato clave sobre la economía. El sector público está haciendo un ajuste de casi 20 puntos en términos reales del gasto. Esto se debe a que la inflación interanual en enero se ubicó en torno de 50 por ciento. El déficit fiscal financiero, que computa el pago de intereses de la deuda, se ubicó en 60.038 millones de pesos. Se trata de un alza de 131,9 por ciento respecto de enero del año pasado. En la cartera a cargo de Nicolás Dujovne festejaron los datos del superávit primario. “El sendero hacia el equilibrio de las cuentas fiscales se está transitando de manera ordenada y sostenida. El superávit primario de enero es, en términos reales, el más elevado de los últimos ocho años para un primer mes del año y es el mayor resultado positivo (en términos nominales) en casi 8 años”, dijeron en Hacienda.

En el Tesoro hace 19 meses consecutivos que registran gastos que suben menos que los ingresos. La lectura del Gobierno es que se está cumpliendo con el pedido de los inversores de alcanzar el déficit cero. Pero en la práctica el programa económico hace 19 meses que aplica un ajuste sin éxitos a la vista. La suba del dólar en el mismo período fue de más del 100 por ciento, mientras que la inflación interanual se duplicó y la economía pasó a caer a tasas del 7 por ciento interanual.

Mirá También:  Media sanción para el proyecto que fija los fondos para la policía porteña

En Hacienda aseguraron que los gastos primarios anotaron una caída del 10,9 por ciento en términos reales y hace un año y dos meses que bajan en términos reales. Las autoridades apuntan a mostrar estos números como un éxito de gestión. Pero no dan precisiones de la fuerte inestabilidad macroeconómica del resto de las variables financieras y reales. El presupuesto registra una de estas distorsiones. Las erogaciones por pago de intereses de la deuda, los cuales no se computan en el superávit primario, marcaron un aumento de 157 por ciento interanual. Por este motivo el déficit fiscal financiero se ubicó en 60.038 millones de pesos, lo que representa un alza de 131,9 por ciento respecto de igual período del año pasado.

“El aumento del tipo de cambio y las modificaciones en el perfil de los vencimientos explicaron esta suba”, argumentaron en el Ministerio de Hacienda. Detallaron que “el año pasado se cubrió parte del programa financiero con importantes colocaciones a principios de año cuyos cupones se pagan este año”. Adelantaron que, con el correr de los meses, el rojo financiero irá moderándose en línea con lo presupuestado.

Desde la cartera a cargo de Dujovne indicaron que el superávit primario de enero tiene un doble mérito. “Se logró un resultado positivo a pesar de haber anotado una fuerte suba de los subsidios (92 por ciento) por efecto cambiario”, dijeron. Apuntaron que “hubo también un importante incremento de las transferencias a las provincia, el cual se ubicó en un 70 por ciento interanual”. En Hacienda aseguraron que “el superávit de enero marca un importante paso en pos del cumplimiento de la meta fiscal para el primer trimestre anunciada en el acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional”.

Mirá También:  Paraguay: llega un contenedor desde Serbia con siete cadáveres
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Click to Hide Advanced Floating Content