Los docentes porteños fueron esta mañana hasta la puerta del Ministerio de Educación de la Ciudad para pedirle a la ministra Soledad Acuña que los convoque cuanto antes a la negociación paritaria, algo que evitaría, en caso de conflicto, la demora en el inicio del ciclo lectivo. Sin embargo, los maestros no fueron recibidos y debieron dejar una carta en la mesa de entrada. El motivo: no había ninguna autoridad en el edificio. “Están de vacaciones o están de campaña. Después dicen que nosotros usamos a los chicos de rehenes”, apuntó Eduardo López, representante de los docentes.

Cuando todavía falta un mes para el inicio de clases, los maestros entienden que “hay tiempo suficiente para resolver el conflicto” y por eso fueron hasta la sede del Ministerio, en Paseo Colón, para pedir que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta inicie el diálogo.

“Queremos empezar las clases como lo hicimos desde el 2003 al 2016 y para eso tienen que haber salarios dignos y escuelas seguras. El año pasado, en febrero, nos decían que la inflación iba a ser del 15 por ciento, menos mal que no firmamos”, remarcó López desde la puerta del ministerio, en diálogo con la AM 750.

El dirigente dijo que los docentes pedirán un aumento “acorde a la inflación” y escuelas seguras, en alusión al mal estado de infraestructura de los edificios y la falta de inversión educativa. “Queremos dialogar, queremos que empiecen las clases. Van a preparar todo para decir que tenemos a los chicos de rehenes pero ellos usan a los chicos de excusa porque están esperando al 6 de marzo para ofrecernos una miseria”, sostuvo Eduardo López, que dijo que no fueron atendidos porque no estaba la ministra.

Mirá También:  Espionaje ilegal: Ratifican las operaciones contra Vidal, Ritondo y Santilli

“En la ciudad este año van a haber 50.000 chicos más que viven en la calle y 100.000 más pobres, son porteños que Rodríguez Larreta y Acuña destinaron a la pobreza según el índice de precios de la Ciudad”, finalizó el dirigente.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario