El ex ministro de Cultura “está decidido en un 95 por ciento” –dicen en su entorno– a postularse por el oficialismo para la Jefatura del Gobierno de la Ciudad. Quiere participar de una elección interna de Cambiemos para representar al sector autodenominado liberal.

Cuando ya parecía que se había visto todo en Cambiemos porteño, apareció un candidato dispuesto a enfrentar a Horacio Rodríguez Larreta en una interna para ser jefe de gobierno. No, no se trata de Martín Lousteau. Quien está carreteando para desafiar a Larreta es su ex ministro de Cultura Darío Lopérfido, quien debió abandonar el cargo luego de cuestionar el número de desaparecidos en la última dictadura y asegurar que la cifra se infló para conseguir dinero. Lopérfido fue agregado cultural en Alemania, cargo del que también fue eyectado. Ahora está pensando en desembarcar en la Ciudad y en la interna. “Está decidido en un 95 por ciento”, dicen en su entorno.

La primera señal de que Lopérfido no se da por vencido luego de los escraches y repudios que lo sacaron de la carrera pública ocurrió hace algunos días, cuando volvió a crear una cuenta de Twitter: @LoperfidoDario.

Desde allí, empezó a retuitear encuestas web que lo ubican como posible candidato a jefe de gobierno junto con Lousteau y Larreta (y lo dan ganándole a ambos). También les dio difusión a cuestionamientos a las Madres de Plaza de Mayo, como para mostrar que no perdió las mañas.

Pero el tuit más picante se lo dedicó al jefe de gobierno del que fue funcionario: “Hola, Horacio Larreta. Nosotros no nos llevamos bien, pero puedo tener un gesto: no te convienen las remeras. Te quedan mal. Hay cosas que no se pueden solucionar, pero es así. En serio, abandonalas. Te va a venir bien. Camisa celeste/blanca y ya. Creeme que es por tu bien. Cariños??”, escribió.

Mirá También:  JORGE RODRÍGUEZ: “EL SISTEMA TRIAGE NOS PERMITE ORGANIZARNOS INTERNAMENTE Y DETECTAR LAS URGENCIAS PARA SER MÁS EFICIENTES”

También dedicó algunos tuits a Venezuela: “Que vergüenza los que defienden a Maduro. Millones de exiliados, torturas, opositores presos, corrupción. Los progres que defienden dictaduras. Son profundamente indecentes. Todo remite a civilización o barbarie. Siempre”. “Son los mismos que hablan de Milagro Sala y nunca les importaron los muertos de Once. Los nietos de los que gustaban de Stalin mientras mataba millones”, sostuvo, reviviendo discusiones de la Guerra Fría.

Quien está motorizando su campaña desde Buenos Aires es el liberal Yamil Santoro. “Está un 95 por ciento cerrado. Es muy probable que Darío sea candidato en la Ciudad de Buenos Aires”, sostuvo Santoro. “Estamos conversando con Darío todos los días y trabajando para que se presente a candidato como jefe de gobierno”. ¿Por dentro de Cambiemos porteño? “Esa es la intención y la propuesta que venimos haciendo. Si no habilitan la interna, competiríamos por fuera, ya que la finalidad es que haya representación liberal compitiendo en estas elecciones. Es un proyecto con una agenda de centroderecha competitiva”, indicó. Al apoyo que le pueda sumar Santoro se podrían agregar otros sectores arcaicos como el Partido Autonomista Nacional (PAN), que supo tener como líder a José Antonio Romero Feris. Hay rumores también de un diálogo con el economista neoliberal José Luis Espert. Todos coinciden en que la propuesta de Larreta es “demasiado populista”.

Desde el gobierno porteño indicaron a este diario el nivel de seriedad con la que consideran esta posible competencia: “Ninguna”, fue la respuesta fulminante.

El regreso de Lopérfido a Buenos Aires para hacer campaña tal vez le traiga recuerdos de los repudios que recibió por su frase sobre la última dictadura: “En Argentina no hubo 30 mil desaparecidos, se arregló ese número en una mesa cerrada para obtener subsidios”, escupió sobre los familiares de las víctimas del terrorismo de Estado.

Mirá También:  EL PRÓXIMO JUEVES SE REALIZARÁ UNA JORNADA PARA CONCIENTIZAR SOBRE LA DIABETES

El ex vocero de Fernando de la Rúa y ex integrante del grupo Sushi nunca se retractó de esa frase. Por el contrario, siguió alimentando la polémica: “Si los militares cometieron un error enorme, fue no hacer un proceso legal. En los 70 hubo muertos por dos bandas armadas donde la gente estaba en el medio”, reeditó la teoría de los dos demonios. Todo esto le trajo una polémica no deseada a Larreta, que debió sufrir escraches y repudios de amplios sectores de la cultura contra su ministro. En cada acto que iba, le pedían su renuncia.

Finalmente, Larreta le pidió que diera un paso al costado, algo que –al parecer– Lopérfido no perdona. En ese momento, el ministro porteño dio a entender que en otros países lo requerían para proyectos culturales mientras acá lo repudiaban. Pronto se supo que, en verdad, se iba como agregado cultural en Alemania con un sueldo de 13 mil dólares. Ocupó ese cargo hasta 2018, cuando lo hicieron cesar en sus funciones, una semana después de que se conociera su separación de Esmeralda Mitre, hija de uno de los dueños del diario La Nación.

Lopérfido reapareció hace poco para volver a negar los 30 mil, pero en este caso eran los 30 mil pesos que aparecía donando en los registros de la campaña de Cambiemos en 2015. Así se sumó a la causa de los aportantes truchos. Cuando dejó el cargo estatal, dijo que se quedaría a vivir en Berlín, vinculado al mundo privado. Unos meses más tarde, ya está preparándose para volver a la actividad pública.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario