Leonardo da Vinci tuvo una gran capacidad de hacer conexiones entre distintas disciplinas –– ciencia, humanidades, arte y tecnología ––. Ahora, se cuestiona si el genio italiano, creador de La Mona Lisa, se ayudó de un trastorno de la visión para pintar sus retratos, al menos, es lo que sugiere una reciente investigación publicada en la revista JAMA Ophthalmology.

¿Leonardo da Vinci se ayudó de su visión?

Los autores del estudio analizaron seis obras del pintor renacentista y concluyeron que padecía de estrabismo. Esto, lejos de perjudicar, le ayudó a representar con más facilidad la perspectiva tridimensional en el lienzo, tal como y como, lo sugirió Christopher Tyler, investigador de la Universidad de Londres (Reino Unido) y primer autor del estudio.

Se cree que Da Vinci padeció de un trastorno visual llamado exotropia intermitente, una condición que causa que uno o ambos ojos se vuelvan hacia afuera, el cual afecta a aproximadamente uno de cada 200 personas.

Resultado de imagen para da vinci gif

Los autores consideran que este padecimiento le brindó la capacidad de tener una visión monocular, en la que ambos ojos se usan por separado, lo que le permitió enfocarse en superficies planas.

“Es difícil decir qué ojo se vio afectado por las pinturas”.Pero hubiera sido particularmente útil para que toda la escena fuera geométricamente correcta”, comentó el neurocientífico visual, Christopher Tyler.

Dentro de las bocetos o imágenes estudiados se encuentran Hombre de Vitruvio, San Juan Bautista, Salvator Mundi y la escultura de bronce de David, supuestamente una representación del joven Da Vinci.

Resultado de imagen para da vinci gif

Según el investigador, su posible condiciono no suena raro si se recuerda una cita de Leonardo en la que este dijo que “El alma guía el brazo del pintor y le hace reproducirse a sí mismo, dado que parece que el alma es la mejor forma de representar a un ser humano”.

En todos los casos, la desalineación del ojo fue medible, aunque no severa, promedió una desviación de -10.3 grados del ojo enfocado en las seis piezas. El número negativo significa que el ojo normalmente miraría hacia el exterior (exotropia) y el profesor Tyler argumenta que el estrabismo de Da Vinci puede no haber existido cuando se enfoca intensamente en un objeto, pero que aparece cuando se relaja en la pintura, dándole lo mejor de ambos mundos.

Da Vinci al parecer no fue el único

Múltiples estudios publicados en las últimas cuatro o cinco décadas han evaluado cómo las condiciones oculares han cambiado el trabajo de grandes pintores en sus vidas posteriores, como Monet, Rembrandt, Degas, entre otros.

También lee:

¿La Mona Lisa sufría de hipotiroidismo?

Deja un comentario
Mirá También:  Enrique VIII se gastó los impuestos para celebrar Navidad

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *