“Este es el peor momento en todo sentido, estamos saliendo recién de una crisis cambiaria, y en términos de imagen, se está pasando el peor momento”, reconoció ayer el gobernador de Jujuy Gerardo Morales, quien también atraviesa en su provincia una situación conflictiva: acaba de fallecer la bebé prematura nacida luego de que su madre, una niña de 12 años fuera obligada a parir por presión de los grupos antiderechos y responsabilidad del Estado provincial. En ese marco, y con la sostenida persecución judicial a Milagro Sala, el dirigente, uno de los hombres más importantes del radicalismo, habló de la estrategia electoral y reconoció que en Cambiemos especulan con la fecha de la votación según su conveniencia política: “Hay que esperar a ver si hay algún indicio de recuperación de la economía, si la situación mejora un poco” antes de elegir la fecha de los comicios, afirmó.

De relación tirante con la Casa Rosada, Morales eligió salir a hablar justo cuando viene demorándose una definición sobre la fecha de las elecciones en los distritos en los que gobierna Cambiemos: CABA, provincia de Buenos Aires, Corrientes, Mendoza y Jujuy. “Hay argumentos a favor y otros en contra” del desdoblamiento de las elecciones provinciales, “principalmente sobre la provincia de Buenos Aires”, señaló. María Eugenia Vidal y su jefe de Gabinete, Federico Salvai, se inclinan por adelantar la votación provincial con el objetivo de garantizarse un triunfo. En cambio, en la Casa Rosada prima la postura a favor de unificar y apelar al efecto arrastre que pueda generar la dirigente con mejor imagen.

“Hay que esperar un poco, no adelantarse. Sí creo que no debe ser una decisión unilateral, sino que las provincias que gobierna Cambiemos tomen decisiones por sí, sino que forme una estrategia de Cambiemos en todo el país”, explicó el dirigente radical. Si bien el peso en términos de cantidad de votantes es mucho menor, en Jujuy también se inclinan por despegarse de la elección presidencial. Morales conformó a nivel local un frente con un sector del peronismo massista, representado por el vicegobernador Carlos Haquim. Si las votaciones fuera el mismo día y Sergio Massa peleara por el sillón de Rivadavia, el armado provincial podría ponerse en jaque. Además, la imagen de Mauricio Macri en Jujuy está lejos de atravesar su mejor momento, tal como deja entrever Morales en sus declaraciones. “Marzo es el mes más apropiado para decidir una estrategia colectiva de Cambiemos”, remató sobre el tema.

Mirá También:  El gobierno evalúa que la sociedad toma distancia de la oposición y respalda las medidas adoptadas

Más allá de las fechas, otra definición que genera más de una controversia en la alianza gobernante es el la figura del vicepresidente. Desde el PRO aseguran que va a ser una mujer, estrategia que Mauricio Macri repitió con Gabriela Michetti para su primera postulación a jefe de Gobierno, con Vidal para la segunda y nuevamente con Michetti para la carrera presidencial. Los nombres con los que especula el macrismo son la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley o la de Seguridad, Patricia Bullrich. “Sería una buena alternativa, pero la decisión de la fórmula es un tema privativo del presidente”, dijo Morales y agregó: “tiene que haber confianza en la persona más allá de las fuerzas políticas”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario