Intendentes y consejeros del peronismo bonaerense se reunirán con un amplio temario. Luego del almuerzo entrarán en la discusión de la estrategia electoral. Insaurralde, Magario, Durañona y Kicillof, posibles candidatos.

Años atrás, Néstor Kirchner participó de un encuentro del PJ Bonaerense en Santa Teresita, en el Partido de la Costa, y desde entonces quedó fijada como una cita tradicional del verano político. En esta ocasión, el presidente del PJ provincial, Fernando Gray, convocó a los 47 intendentes y 55 consejeros que integran la conducción partidaria para, entre otras cosas, discutir la estrategia para el año electoral y avanzar en la definición de la fórmula para la gobernación, que quieren que esté encabezada por un jefe comunal. Entre los postulantes más mencionados están Verónica Magario (La Matanza), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Paco Durañona (San Antonio de Areco).

El consejo provincial del PJ se reunirá a partir de las 11 en el salón de eventos ABA –ubicado en 36 y 2, en Santa Teresita–, con un temario que incluirá las líneas comunicacionales que utilizarán para transmitir sus propuestas, un análisis de la situación provincial en base a un estudio cualitativo que se mandó a realizar y una presentación de las universidades públicas que trabajarán codo a codo con el PJ en la elaboración del programa. Justamente, la próxima reunión prevista del PJ Bonaerense será el 7 de febrero con los rectores de las universidades.

Después de esto compartirán un almuerzo que dará paso a la discusión política. En principio, se descuenta el rechazo unánime a la posibilidad de desdoblamiento de las elecciones bonaerenses por la que vienen pujando la gobernadora María Eugenia Vidal y su entorno, que quieren despegarse de la mala imagen del presidente Mauricio Macri. Los intendentes peronistas, especialmente los de los distritos más populosos del Conurbano, entienden que tienen una gran ventaja con los buenos números que muestra allí la ex presidenta Cristina Kirchner. Si es candidata, como imaginan, les garantizaría la reelección en sus municipios.

Mirá También:  Provincia prepara el terreno para más restricciones si no bajan los casos

Pero, además, consideran que lo más conveniente es que uno o una de ellos sea el candidato a gobernador, para evitar que les pongan un postulante desde afuera como en su momento fueron Daniel Scioli o Aníbal Fernández. La idea es evitar una definición en las PASO y consensuar la fórmula más conveniente para recuperar la Provincia para el peronismo.

Martín Insaurralde cuenta con la ventaja de un alto nivel de conocimiento que le dejó la campaña electoral de 2013 y –un dato de la realidad– su matrimonio con la modelo Jesica Cirio. Algunos ven otra ventaja en su perfil moderado, apto para atraer votantes independientes. Ya varios intendentes –entre ellos, Gabriel Katopodis (San Martín) y Mariano Cascallares (Almirante Brown)– salieron a expresar su favoritismo por Insaurralde.

Verónica Magario –al igual que el otro representante de La Matanza, Fernando Espinoza– aparecen como más aptos para retener al votante kirchnerista, además de contar con el respaldo del municipio más populoso de la Provincia, casi una provincia en sí misma. En tanto que Francisco Durañona se propone como el más indicado para reconciliar al peronismo con el interior bonaerense, que se mantiene esquivo desde el conflicto con el campo. Además de ellos, entre los precandidatos figura el diputado Axel Kicillof, también un fiel intérprete del votante kirchnerista. El ex ministro de Economía viene recorriendo con éxito la geografía provincial y ya no esconde sus deseos de ser candidato.

Pero los intendentes insisten que uno de ellos es el más indicado para presentarse. Una vez que resuelven quién es el mejor para el desafío, buscarán reunirse con Cristina Kirchner para tomar una decisión de común acuerdo.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario