En el mes de diciembre, el Departamento Ejecutivo envió al Honorable Concejo Deliberante un proyecto modificatorio de la ordenanza Nº3652 sobre ruidos molestos que rige actualmente, con el objetivo de incorporar parámetros que permitan un mayor grado de objetividad al momento del control. Se espera que se trate y apruebe durante el mes en curso.

En este sentido, el secretario de Gobierno, Cipriano Pérez del Cerro, puntualizó que “entendemos que se trata de un tema que ha adquirido importancia para todos nuestros vecinos. El proyecto de modificación obedece a que la norma actual presenta una contradicción en algunos de sus artículos, específicamente en relación a los parámetros a utilizar para medir los niveles sonoros. Esta contradicción nos impide realizar un control eficiente en materia de ruidos molestos. Por eso necesitamos una norma que nos brinde mayor objetividad y precisión, y así poder aplicar las sanciones correspondientes sin margen de error”.

A los efectos del proyecto modificatorio, se establecería adoptar el criterio de comparación del nivel de evaluación total con el nivel de ruido de fondo en un lugar y período determinado de evaluación. En este sentido, se incorporaría la norma IRAM 4062, que establece un criterio diferencial para establecer si el ruido causado por determinada fuente es molesto o no molesto. En forma general, este criterio compara el ruido presuntamente molesto con el ruido existente en ausencia del que está bajo estudio, y permite fijar con claridad el concepto de aceptabilidad o no del sonido. Si la diferencia entre el ruido medido en el punto más próximo a la institución o vivienda más cercana al área emisora y el ruido de fondo supera los 8 decibeles, se considera ruido molesto.

Mirá También:  Lanús: dos jóvenes en moto atropellan y matan a una policía para evitar control

“Sabemos que habrá una sesión en el mes de enero, y posiblemente uno de los proyectos a tratar sería este que impulsamos. Creemos que sería muy importante que esta norma se apruebe porque aborda una preocupación y un reclamo puntual de nuestros vecinos, y guarda relación con el funcionamiento de los salones de fiestas, los boliches, los predios recreativos, clubes y salones, e incluso trae a debate el ruido de los vehículos que circulan con música fuerte por la costanera”, sostuvo Pérez del Cerro.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *