El gobierno nos ha explicado hasta el cansancio que la crisis que atravesamos, esta “tormenta”, obedece fundamentalmente a factores “climáticos” externos. De ser así, aunque sea en parte, los argentinos debemos estar más atentos a lo que ocurre fuera de nuestra fronteras. Hechos que nos parecen lejanos repercutirán en nuestra economía diaria. Y hablando del clima externo, aparecieron vientos que anticipan otra tormenta.El mismo día que el presidente chino Xi Jinping y el estadounidense Donald Trump se reunieron en Buenos Aires y acordaron la suspensión temporal de la guerra comercial, se produjo en Canadá un hecho que muestra que ese “acuerdo” no duró nada. En Vancouver, la policía canadiense detuvo a la vicepresidenta y directora financiera del gigante electrónico chino Huawei, Meng Wanzhou, quien además es la hija del fundador de la empresa. Al cierre de esta edición la Justicia canadiense decidía si la dejaba en libertad mientras define si es extraditada a Estados Unidos, donde se la acusa por la supuesta violación de las sanciones impuestas por Washington contra Irán.

Huawei, que fue fundada en 1987, se ha convertido en el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones y es uno de los mayores fabricantes de teléfonos móviles. Esta compañía superó en el segundo trimestre de este año a Apple en ventas de smartphones. Oficialmente, las autoridades estadounidenses han advertido que Huawei supone una amenaza para la seguridad nacional por sus supuestos lazos con el gobierno chino y sus servicios de espionaje. Pero en el fondo, sigue subiendo la temperatura de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Mirá También:  La cumbre del G-20 en Buenos Aires

Este último país tomó la detención de Meng como una suerte de declaración de guerra estadounidense a las empresas chinas. ¿Repercutirá en la Argentina? Sí. La continuidad de la guerra comercial se sentirá en nuestra economía. Esa “tormenta” que reconoció el gobierno se puede reavivar con los nubarrones que llegan desde el exterior. Por eso, la detención de la señora Meng nos tiene que preocupar.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *