La ilustradora y escritora chilena Paloma Valdivia, quien visita el país en el marco del Filbita, el festival de literatura infantil que hasta el domingo se realiza en la ciudad de Buenos Aires, aseguró que “la literatura para niños puede hablar de todos los temas, aunque siempre debería dejar una esperanza”.

“Los niños tienen menos herramientas para procesar emociones, por eso los problemas planteados deben tener alguna salida, además es fundamental un mediador cuando el tema es muy complejo o doloroso y generar espacios de conversación”, dice a Télam Valdivia.

Su trabajo forma parte del White Ravens, etiqueta que la Biblioteca Internacional de la Juventud otorga a libros que merecen atención mundial por su universalidad, estilo y diseño artístico y literario excepcional y a menudo innovador.

Este sábado la autora dará un taller de dibujo, a las 17.30 en el ChEla (Iguazú 451, Ciudad de Buenos Aires), para chicos de cuatro años en adelante. La programación completa del festival se encuentra en www.filba.org.ar/filbita.

¿Qué lecturas la llevaron por el camino de la ilustración?
Libros que me leía mi mamá, como los cuentos de la colección Cuncuna, creada en el gobierno de Allende. Todas las familias los teníamos porque eran vendidos en quioscos a precios económicos. Y por supuesto Mafalda, gracias a Quino aprendí el concepto de viñeta y muchas palabras difíciles para un niño como democracia, jet set, economía mundial y plutocracia.

Mirá También:  Literatura e identidad, en la 8va edición del Filbita
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *