Las malas palabras

La palabra poética dice el dolor innombrable que causa el abuso eclesiástico en las víctimas. Y también, cómo el abrazo solidario e íntimo nos vuelve sobrevivientes. Este poema de Marcela Orellana está dedicado «a Laura Bernaldo de Quirós por el adentro y el afuera, habitados y compartidos».

hay que meterse adentro

de las malas palabras

hay que abrirlas

y meterse

y cerrarlas

y quedarse un rato

tanto como se pueda

el como se pueda será el cuánto

probemos con

abuso

verona

próvolo

monja

mudez

cuando toda la pulpa de

estas palabras malas

con sabor a lágrima

con color de noche

con olor a pena

nos envuelva decidida

nos ahogue y

se nos pegue viscosa y necrosando

cuando todas las manos en

estas cavernas de malas palabras

con derrumbe en amenaza

con ratas para el asco

con miedo por compañía

nos toquen lascivas

nos encierren

con sus monstruos acechando

entonces

solo entonces

será el cuándo

probemos con

próvolo

abuso

verona

monja

mudez

invito porque es tarea

y lo hacemos cada tanto

para gozar

el afuera

que el horror se dice

que sea ayer

y nunca nunca otro cuando

Mirá También:  Fallo favorable a San Luis podría repetirse con Santa Fe

y entonces esta mañana es

todas todas las mañanas

con luz levantada

con aire limpio que alienta

con un vos que abraza

y ese afuera bien afuera

de las malas palabras nos viene

nombrando

nombrando

nombrando

y nos salva

Marcela Orellana

19 de Nov•2018•

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *