El pasado lunes, el proyecto de presupuesto 2019 para la Provincia de Buenos Aires ingresó a la legislatura bonaerense. Siguiendo a rajatabla los lineamientos del FMI, se anticipan fuertes recortes en el gasto público con aumento de las ganancias empresariales y el fiel compromiso de pagar los intereses de la deuda. Ninguna sorpresa en la lógica de los que gobiernan y de los que permiten gobernar a beneficio de una minoría adinerada y a costa del hambre de millones.

Una vez más, el sector salud será una variable de ajuste. La crisis que se arrastra desde hace años y que el kirchnerismo continuó, llegando a recortar el presupuesto entre otras medidas, se profundiza con el avance de la CUS, hospitales que se caen a pedazos, recursos insuficientes, falta de personal y precarización laboral que obliga a usuarios y trabajadores del sistema público a exponerse a condiciones infrahumanas : desde permanecer trabajando 36 horas seguidas hasta pasar noches enteras a la intemperie a la espera de un turno. De un lado y del otro, los ajustadores son los mismos.

CICOP, la paritaria y el paro que no fue

Este lunes el ejecutivo provincial convocó a una primera reunión paritaria al gremio de los profesionales de la Salud. La última propuesta había sido en junio, de un 15%.

En estos meses se hicieron congresos de delegados, que en tiempos de ajuste, deberían haber sido llamados con mayor frecuencia, no dejando baches entre los mismos, ya que garantizan la continuidad del plan de lucha. En cada congreso se llevó lo discutido y votado en asambleas por hospital. Lo cual llevó a realizar 28 días de paro en la Provincia, impulsando múltiples movilizaciones.

Mirá También:  Se presenta el catálogo razonado con 1900 obras de Xul Solar

En la ciudad de La Plata el 6 de septiembre miles tomamos las calles en defensa de la Salud Pública, y volvimos a salir cuando fuimos a CABA, a la Marcha Federal de Salud. Fuimos partes de múltiples movilizaciones en coordinacion con ATE, docentes, judiciales, encontrándose en primer fila los obreros del Astillero Río Santiago. Decenas de abrazos y actividades impulsadas hospital por hospital.

Mención aparte merecen el rol de estos meses jugado por los trabajadores del posadas enfrentando más de 1000 despidos y represalias. Trabajadores que no encontraron codo a codo al gremio impulsando una gran campaña provincial en defensa del Posadas.

Estos meses de lucha reflejan la bronca de los trabajadores de la Salud por el ajuste en curso que también se quiere llevar puesta a la salud pública, y con ello también nuestros salarios.

Todo esto da muestra que hay una enorme pelea por delante. Sin embargo, habiéndose conocido el llamado a pariaria, sin medidas de lucha votadas previamente para esta semana donde además del llamado se daba inicio a la discusión del presupuesto provincial (en consonancia con el presupuesto nacional, digitado por el FMI), la conducción de CICOP se negó a llamar a un congreso de delegados donde discutamos como seguir. Anticipaban con esto su intención de darle el sí a la propuesta de Vidal.

La propuesta de Vidal, miseria para los trabajadores

En esa primera reunión, se ofrece una propuesta integral; que incluye dentro del ítem salarial un 32 % de aumento de bolsillo (del cual ya ha sido otorgado cerca del 20% en cuotas) a partir de octubre de 2018 para residentes, becarios y aquellos con carrera profesional hospitalaria, siendo este porcentaje subjetivamente más elevado para trabajadores con antigüedad o aquellos que realizan guardias.

Según una estimación elaborada hace pocos días por la Junta Interna de ATE INDEC, ningún trabajador debería cobrar (de bolsillo) menos de $35.336, sólo teniendo en cuenta la Canasta de Consumos Mínimos y no aquellos que consideramos óptimos para cualquier núcleo familiar tipo.. Incluso este salario básico de 35mil queda lejos…

Mirá También:  Desde el martes, rigen las restricciones para ingresar al macrocentro

Si consideramos que la inflación anual se estima cercana al 50 %, según el mismo gobierno, no hace falta tener un máster en economía para sacar la conclusión que las cuentas no cierran. Otros sectores han conseguido mayores porcentajes aunque no superen a inflación, camioneros 40%, bancarios : 44%, petroleros 40%, y sanidad 45%. Aceptar esta propuesta salarial sería condenar a miles de trabajadores de la salud a vivir incluso peor de lo que hoy viven.

Sin embargo desde la conducción de Cicop en donde confluyen fuerzas como el PCR, PG, el MST, Izquierda Socialista, se viene imponiendo un discurso conciliador que anticipa una entrega siguiendo la lógica posibilista y no proponiendo un mayor porcentaje acorde la perdida salarial que sufrieron los bolsillos de los trabajadores .

Los residentes, en las calles

Otro de los puntos centrales que durante esta paritaria se charló fue el reglamento que regirá sobre los más de diez mil residentes que tiene la Provincia. El gobierno se jugaba a profundizar las condiciones de precarización laboral que sostuvieron los diferentes gobiernos hace años.

Su plan era claro, someternos a un contrato basura que no reconocía ningún derecho básico, lo que daba la posibilidad a frente un escenario de mayor crisis puedan sacarnos hasta el salario, derribando el sistema de residencias.

Con decenas de paros, movilizaciones y acciones de todo tipo los residentes marcaron la cancha y lograron que el gobierno provincial discuta en paritarias demandas históricas como las jornadas laborales de 8 hs, los descansos postguardia, un salario sujeto a paritaria y el goce de una obra social, entre otros, que no se encuentran incorporados al reglamento, pese a que en la práctica están vigentes.

Mirá También:  Renunció jefe policial bonaerense tras escandalosa declaración jurada

Sin embargo en la propuesta que realiza el ministerio omite incorporar aquellos aspectos que los mismos residentes han reconocidos como esenciales: ser reconocidos como tener aportes jubilatorios , salario familiar por hijo y acceder a la continuidad laboral post residencia.

Sin lugar a dudas cada paso conquistado tiene que ser la base para redoblar la organización y conseguir estas demandas.

La corriente de izquierda por la salud pública de pie contra el ajuste

Frente al discurso “opositor” de las burocracias sindicales, el kirchnerismo y las múltiples variables colaterales que nos proponen la paz social bajo la consigna “hay 2019”, desde la izquierda planteamos que es necesario replicar el ejemplo de las y los compañeros de Astillero Río Santiago que con una heroica lucha lograron frenar el plan macrista que planteaba “Dinamitar el Astillero” .

Con la bronca que inunda en los lugares de trabajo y la fuerza de los que luchan, tenemos que decirle NO a las migajas para los trabajadores, y ponerle fin al recorte en salud. En esa perspectiva nos organizamos en la corriente de izquierda por la salud pública en decenas de hospitales y centros de salud, te invitamos a dar esta pelea con nosotros.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *