La exposición “J. M. W. Turner. Acuarelas”, que abrió sus puertas en el Museo Nacional de Bellas Artes, reúne la mayor selección de obras del gran pintor inglés que alguna vez se hayan visto en la Argentina: 85 acuarelas provenientes de la Tate Collection de Londres que recorren medio siglo de producción del artista romántico.

Las acuarelas representan bucólicos paisajes, arquitecturas citadinas, cielos diáfanos y algunos sucesos históricos, que en su conjunto revelan una excepcional experimentación con la luz y el color.

Considerado uno de los eventos más destacados del calendario cultural local, esta muestra -que permanecerá hasta el 17 de febrero de 2019- traza un recorrido desde la obra temprana de Turner (1775-1851), de fines del siglo XVIII, pasando por los paisajes ingleses de 1805 a 1815, su producción como artista viajero entre 1815 y 1830, y sus trabajos de madurez, creados entre 1830 y 1840, hasta las obras más tardías, de tormentas y naufragios, realizadas en sus últimas dos visitas al norte de Francia, en 1845.

El público se encontrará con acuarelas acabadas, de gran tamaño, junto con bocetos espontáneos, un contrapunto que revela el modo de trabajo del pintor, que en algunos casos viajaba a las afueras de Londres, para reflejar paisajes de campo y la naturaleza (como en “Vista de la Abadía de Fonthill”), y en otros no dudaba en ubicarse en la calle Oxford, frente al teatro el Panteón, destruido luego de un gran incendio, y pintarlo con la luz del amanecer irrumpiendo a través de las ruinas, entre una muchedumbre de bomberos y curiosos.

Mirá También:  El Titanic volverá a navegar los mares en 2022

Con tan sólo 16 años, Turner se ganó el apodo de “El príncipe de las rocas”, durante un receso escolar en el que viajó a la casa de un amigo de su padre, en Bristol.

Durante aquella estadía, el joven pintor se pasó la mayor parte del tiempo dedicado a dibujar en su cuaderno de apuntes la garganta del río Avon, un paisaje de rocas y acantilados que capturó desde la parte alta de la zona, con pluma, lápiz, tinta y acuarelas (“Vista en el río Avon Gorge”).

“Íntimas, expresivas y experimentales, las obras ofrecen una aproximación única al pensamiento, la inventiva y el mundo interior del gran pintor romántico”, afirmó el curador de la muestra David Blayney Brown, uno de los más destacados expertos en Turner, durante la inauguración para prensa.

Viajero incansable, siempre en procura del paisaje ideal, Turner muy raramente partía sin sus lápices y su cuaderno de bocetos. Fue maestro de la acuarela y uno de los dibujantes más talentosos de su generación.

La variedad de temáticas abordadas en su obra se puede observar en piezas como “Claro de luna sobre el mar, con distantes acantilados”, “Catedral de Durhman”, “Castillo de Caernarvon, Gales del Norte”, “El río Támesis cerca de Isleworth”, “Navíos sobre el río Tamar”, “Funeral de Sir Thomas Lawrence”, “Un naufragio” o “Mar y cielo”, entre otras exhibidas en la sala.

La selección desplegada en el Bellas Artes proviene de la Tate, que actualmente cuenta con 30.000 obras en papel, 300 pinturas al óleo y 280 cuadernos de bocetos del pintor, también considerado el mayor exponente de la acuarela inglesa en su época dorada. Un legado donado a Inglaterra en 1856, cinco años después de su muerte.

Mirá También:  PLAZA ABIERTA “DIA DEL NIÑO”

Este inmenso tesoro no habría sobrevivido de ser por el propio Turner, quien creía que su legado para la posteridad debía consistir tan sólo en un centenar de pinturas al óleo y ninguna obra en papel.

“Con su obra, de un realismo onírico y técnica brumosa, Turner dio inicio a una ruptura en la historia de la percepción visual en Occidente, recuperada tiempo después por el movimiento impresionista”, señaló el director del Museo Nacional de Bellas Artes, Andrés Duprat.

La exhibición (organizada por el Bellas Artes y la Tate, con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Nación y la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes), se podrá visitar hasta el 17 de febrero de 2019, de martes a viernes de 11 a 20, y sábados y domingos de 10 a 20, en Avenida del Libertador 1473 (CABA).

La entrada cuesta $100. Los martes el ingreso es libre y gratuito para todo público.

Tras su paso por el Bellas Artes, en marzo de 2019, la muestra se exhibirá en el Centro Cultural La Moneda, en Santiago de Chile.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *