La escritora y narradora Hebe Uhart, autora de la novela «Camilo asciende, los cuentos «Guiando la hiedra» y el libro de crónicas «Visto y oído», entre muchos otros, reconocida además por ser una maestra a través de sus talleres de escritura, falleció este jueves en Buenos Aires a los 81 años, informó la editorial Adriana Hidalgo.

Nacida en 1936 en Moreno, provincia de Buenos Aires, Uhart estudió Filosofía en la Universidad de Buenos Aires; trabajó como docente, colaboró en distintos medios, y había recibido en 2017 el consagratorio Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas, que otorga el Estado de Chile a la trayectoria literaria.

Las redes sociales se poblaron de mensajes para recordarla y despedirla: «Pena infinita por la muerte de Hebe Uhart, uno de los seres más originales, auténticos, bellos y buenos que conocí», escribió en su muro de Facebook el escritor Leopoldo Brizuela.

Por su parte, Ana María Shua publicó: «Adiós Hebe, querida, admiradísima, nos queda leerte y releerte». Muchas otras voces del mundo editorial y de la literatura se sumaron a los mensajes de pesar, como Damian Rios, Enzo Maqueira, Fernanda García Lao y las cuentas de Twitter de la Biblioteca Nacional y Penguin Random House.

Uhart ha publicado la novela «Mudanzas» (1995), los libros de cuentos «Dios, San Pedro y las almas» (1962), «La gente de la casa rosa» (1970), «El budín esponjoso» (1977), «La luz de un nuevo día» (1983), «Del cielo a casa» (2003), «Turistas» (2008) y «Un día cualquiera» (2013) y una selección de su obra narrativa en el volumen «Relatos reunidos» (2010).

Mirá También:  Una mujer, madre de 10 hijos, vivió 12 años en la calle porque la vivienda que le adjudicaron fue ocupada

Fue reconocida además como una gran narradora de viajes, temática a la que se abocó especialmente en los últimos años, a través de las crónicas «Viajera crónica» (2011), «Visto y oído» (2012), «De la Patagonia a México» (2015), «De aquí para allá» (2016) y «Animales» (2017).

«Hebe Uhart llevaba una vida escribiendo y publicando, desarrollando una obra que es un modo de mirar, de ser y estar en el mundo. Su escritura se abre al asombro por los misterios del mundo, de las relaciones, de lo que crece o decae, de lo que muda», escribieron desde Adriana Hidalgo a modo de despedida.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *