Según se estima en el presupuesto porteño. El impuesto estará por encima de la inflación proyectada, que rondará el 23%. 

El 10%, cerca de 190.000 partidas, están exentas (jubilados, discapacitados y otras). Una de las partidas que aumentará más fuerte es la destinada a Seguridad, un 31,4% respecto del 2018, mientras que la Nación le traspasará casi 6.000 millones de pesos en subsidios al transporte y servicios, en el marco del acuerdo de “Consenso fiscal”.

La iniciativa incluirá descuentos para quienes paguen vía débito automático tanto ABL como Patentes. Además, continuarán las rebajas de Ingresos Brutos para industrias y la construcción, y si bien no se frenarán las obras públicas en marcha, no se prevén nuevas, en línea con el recorte de gastos que se viene produciendo en la administración pública.

Mirá También:  ¿Feministas para qué?

El alza en la tasa inmobiliaria se realizará con el mismo esquema que se viene aplicando desde 2011, cuando 50 de los 60 legisladores de entonces aprobaron una ley para actualizarla todos los años a fin de que las valuaciones fiscales no quedaran retrasadas.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *