La medida fue implementada en una escuela de Pilar. Los preceptores le miden la longitud la vestimenta de las mujeres y si no es la adecuada, no pueden ingresar a la institución.

“Como sabemos que muchas chicas vienen con polleras muy cortas y que de esa manera provocan, vamos a evitarlo prohibiendo las polleras”, dijeron las autoridades del San José, que recorrieron salón por salón para transmitir el polémico mensaje. En tanto, una de las alumnas explicó: “Ellos mandaron a los preceptores para que nos midieran el uniforme, porque ´tiene´ que estar dos centímetros por arriba de las rodillas”.

La decisión no cayó para nada bien entre los adolescentes, quienes evalúan si los varones concurrirán o no al establecimiento con polleras en repudio “al pensamiento retrógrado” de los directivos.

Deja un comentario
Mirá También:  Pensiones en peligro

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *