Page Loader

Uno de los policías procesados por el homicidio del niño Facundo Ferreira quedó detenido por robo

Nicolás Montes de Oca es uno de los agentes tucumanos acusados de matar al niño de 12 años en marzo pasado. Estaba en libertad y ahora está preso por participar en un robo en banda.

Nicolás Montes de Oca, uno de los dos policías tucumanos acusados por el asesinato del niño Facundo Ferreira, fue detenido por robarle la cartera a una mujer en la ciudad de Lastenia, al este de la capital provincial. El agente estaba en libertad a pesar de que sobre él pesan cinco pedidos de prisión preventiva por el delito de “homicidio agravado” solicitados por la querella y la fiscalía que investiga el fusilamiento del niño de 12 años, ocurrido en marzo pasado.Cuando el viernes cometió el arrebato, el policía de la Motorizada 911 se encontraba de civil junto con varias personas, todas movilizadas en motocicletas. Luego fue detenido bajo el cargo de “robo en banda agravado” y, por pedido de la fiscal Adriana Reinoso Cuello, se encuentra aprehendido y con pedido de prisión preventiva, una condición que había sido rechazada por los jueces Facundo Maggio y Víctor Manuel Rougés en la causa por el asesinato de Facundo.
Mirá También:  Carrió presenta el pedido de juicio político al ministro Garavano

El 8 de marzo pasado, Montes de Oca conducía la moto desde la cual, junto con su colega Mauro Díaz Cáceres, se le disparó y mató por la nuca al niño que iba con su amigo Juan, que eran perseguidos por el mero hecho de “circular en moto en forma sospechosa”. Ambos policías continuaban en libertad.

“Es evidente la selectividad del sistema penal, ya que la misma persona imputada con numerosa prueba por homicidio agravado y por entorpecimiento de la investigación, no estuvo detenido ni un minuto detenido” por el crimen de Facundo. “Sin embargo ahora que lo encuentran en un motoarrebato quedará detenido y seguramente con prisión preventiva”, afirmó Emilio Guagnini, de Abogados del Noroeste por los Derechos Humanos (Andhes), que representa a la familia Ferreira.

Pero el policía detenido el viernes por un delito menor y en flagrancia no solo es cuestionado por el fusilamiento del niño sino por haber comandado ese procedimiento luego de haber consumido marihuana y cocaína, tal como lo determinaron los peritajes de esa causa. “Es una vergüenza para la fuerza policial tener estos miembros en sus fuerzas y que los mantengan en funciones”, lamentó Guagnini.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *