La investigación de un delivery de drogas con base en Villa Catella derivó en allanamientos que incluyeron a la Unidad Nº 9 donde está preso el presunto líder y operaba con un celular. Se secuestró casi un kilo de cocaína

Los cuatro hijos y la pareja de uno de ellos, la madre, su concubino y un abuelo. Todos quedaron involucrados en una investigación judicial en la que se los acusa por conformar una banda dedicada al narcomenudeo que entre sus particularidades tenía la de fijar sus “objetivos” desde una cárcel: según la Policía, “Ioio” conducía a sus hermanos y el resto de los familiares, más otros integrantes que fueron detenidos ayer, con un celular, desde la Unidad Nº 9 de Olmos.

Las investigaciones se pusieron en marcha hace un año y medio, pero se sospecha que el clan venía operando desde hace varios años en actividades vinculadas con las drogas y los robos, delitos que se cuentan en los antecedentes penales de varios de los detenidos, en particular de al menos tres de los cuatro hermanos identificados con el apellido Mercado: Ezequiel “Ioio” y Fabián “Bali”, ya estaban detenidos en el penal de Olmos y Kevin “Pollino”, había caído hace 20 días por resistencia a la autoridad y permanecía alojado en la comisaría de Punta Lara. El apodo de este último volvió a escucharse esta semana, al conocerse la sentencia por el crimen del policía Emanuel Salas, en 2014, en el restorán “Warhol”, de Tolosa.

Mirá También:  NO HABRÁ RECOLECCIÓN DE RESIDUOS DURANTE LAS FIESTAS

El clan, que fue el eje de la investigación generó el grueso de las detenciones que también alcanzaron a otros presuntos integrantes, sin lazo parental, pero funciones específicas de delivery o cuidado de la flota de vehículos de alta gama que resaltaba en las calles de Villa Catella, el barrio ensenadense pegado a la avenida 122 donde se desarrollaron los Mercado.

Según informó la Policía, estaban bajo la lupa desde abril de 2017, “a raíz de una denuncia anónima recibida en el 0-800-222-7060”, una línea gratuita de la Superintendencia dedicada a la lucha contra el narcotráfico de la cual depende la Delegación Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de La Plata. Según se informó ayer, se señaló entonces que “en una casa de la calle 35 entre 129 y 130 de Ensenada, Ezequiel Mercado vendería droga”. Las presuntas actividades delictivas en la cuadra tenían en vilo a los vecinos de la zona y también a la Secretaría de Seguridad de la comuna local.

Según indicó la Policía, en las tareas de investigación se logró establecer que el acusado en esa denuncia se dedicaba a la venta de sustancias estupefacientes “junto a su grupo familiar directo”. ¿Cómo lo determinaron? Mediante filmaciones, fotos, desgrabaciones, interpretaciones y transcripciones de un total de 20 líneas telefónicas, por el lapso de 18 meses.

CONTROL DEL BARRIO Y UNA “METRA”

Las detenciones previas de tres de los cuatro hermanos a lo largo de este periodo no modificó las actividades de la banda, que seguía operando y mantenía el control del barrio. Se hablaba entonces sobre el funcionamiento de una especie de mini ejército, con “soldaditos” adolescentes que custodiaban la casa de 35 entre 129 y 130, avisando sobre movimientos policiales y presencia indeseadas. La situación encendió la alarma cuando se detectó en una red social a un joven posando, en la puerta de un domicilio investigado con lo que se veía como una ametralladora. Ayer, fuentes de la pesquisa indicaron que se trataba de un juguete, que forma parte de los objetos secuestrados en los allanamientos realizados entre la medianoche del jueves y la madrugada del viernes.

Mirá También:  Vidal y Rodríguez Larreta no congelaron los sueldos: cuánto ganan los funcionarios de las administraciones macristas

Con ese cometido, alrededor de 70 policías se reunieron en una estación de servicio situada al borde de la autopista La Plata Buenos Aires, a la altura del Parque Pereyra. Se buscaba la mayor discreción posible en la Ciudad. Entre los convocados había policías de otros puntos de la Provincia.

VEINTE ALLANAMIENTOS

En los 20 registros, en los cuales fueron detenidas 5 personas y 7 quedaron demoradas, se secuestraron dos piedras de cocaína que pesaron 780 gramos y 140 envoltorios de la misma droga que sumaron unos 135 gramos, un trozo de marihuana prensada de 280 gramos, 12 armas de fuego de distinto calibre, municiones, 5 balanzas, elementos de corte y estiramiento de la droga, 29 teléfonos celulares y 35 tarjetas de línea y 7.800 pesos en efectivo.

A la vez, en los distintos allanamientos se fue conformando un lote de vehículos con un BMW, un Audi A3, una camioneta Fiat Fiorino, una moto Yamaha F1 y otra Honda XR 250.

DIRECTIVAS A MAMÁ Y SU PAREJA

Según consta en las actuaciones de la Policía, la “organización” estaría liderada por el “Ioio” Mercado, “quien a través de un celular, impartía las directivas” a su madre, una mujer identificada en la investigación como Yolanda “Yoli” Farías, su madre y a Eduardo Cabrera, el concubino de la mujer, se indicó. Eran “los encargados de distribuir la droga y la recolección del dinero obtenido por la venta”, informaron los pesquisas en las actuaciones que dieron lugar a una causa en la UFI N° 1, a cargo de la fiscal Ana Medina y la Ayudantía Fiscal Especializada en Estupefacientes (Marcos Vogliolo).

En las investigaciones se determinó que la cocaína y la marihuana se manejaba con el sistema de entrega a domicilio en un BMW blanco, tanto para consumidores como para los “vendedores minoristas”, que la entregaban en los barrios.

Mirá También:  Roberto Navarro denunció que un gerente quiere desplazarlo de C5N

Siempre según la información policial, en ese rol aparecía el “Pollino”. Ahora se lo acusa de comercializar droga, moviéndose en un Mini Cooper gris. Lo mismo, su hermano Brian, apodado “Bebe”, quien tenía su propio auto, un Audi. Se trata en todos los casos y en los de “Pollino” y “Bebe” en particular, de personas jóvenes que con un despliegue de recursos económicos -los autos, por ejemplo- que no ocultaban en su barrio y en sus perfiles de redes sociales, una de las fuentes de información de los pesquisa.

La investigación policial también dio lugar a la acusación por venta de estupefacientes contra el “Bali”, pese a que está detenido en la Unidad N° 9 de Olmos .

La línea familiar involucra también a Héctor “Gorocito” Farías quien seria el padre de la “Yoli”. En el organigrama elaborado por los investigadores aparece con un puesto de venta de droga en su domicilio.

En la causa también quedó implicada una mujer identificada como Micaela, pareja de “Ioio” a quien “ Yolanda Farías y Eduardo Cabrera”, proveían las sustancias, según se informó. La lista de implicados incluye a otras personas identificadas como Adela Bustamante, Ian Agustín Bustos y N.N. Tape, como presuntos vendedores “provistos por la familia Mercado”. También había un encargado de cobrar cuentas y un hombre identificado como Mario “Pulga” Ucello encargado de la guarda de los autos y las drogas, según la Policía.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *