En la Ciudad de Buenos Aires, por el Día de lucha por el derecho al aborto en América Latina y el Caribe, decenas de organizaciones de mujeres, estudiantiles, sindicales y políticas, marcharán junto a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, desde la Plaza de los Dos Congresos hasta la Plaza de Mayo. La movilización, convocada a las 17 horas, se replicará en varias provincias, como Tucumán, Córdoba, Rosario y Jujuy y en países vecinos. En Argentina, será la primera acción callejera luego del rechazo del antidemocrático Senado a la legalización de la interrupción voluntaria de los embarazos.

Este jueves, con una conferencia de prensa en Télam, donde los trabajadores y trabajadoras resisten al vaciamiento de la agencia de noticias, las organizaciones brindarán detalles sobre la actividad, que culminará con la lectura de un documento cuyo eje convocante será la histórica consigna que popularizó con su lucha el movimiento de mujeres: “educación sexual para decidir, anticonceptivos gratuitos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir”.

Según informaron a La Izquierda Diario, al llegar a la emblemática plaza, la Madre de Plaza de Mayo – Línea fundadora Nora Cortiñas y la periodista Liliana Daunes darán lectura al texto que exige que no haya una sola muerta más por abortos clandestinos. Desde que 38 senadores nacionales, del oficialismo y de la oposición clerical, votaron en contra de la criminalización del aborto, mujeres jóvenes y pobres, como en San Juan y en la Provincia de Buenos Aires, siguieron muriendo a causa de esa imposición.

La injerencia de las jerarquías de las iglesias católica y evangélica dentro del parlamento, volvió a verse también en las semanas que siguieron al rechazo a la ley, primero con la conformación del partido celeste, luego con acercamientos de Vidal con instituciones del clerol, más tarde con una brutal campaña desatada por las organizaciones fundamentalistas vinculadas a esta institución en las distintas provincias, donde pastores y curas locales dieron impulso a la advertencia “Con mis hijos no te metas”, para intentar amedrentar a quienes garantizan el derecho a la ESI en las escuelas públicas.

Mirá También: 

Fue lo que ocurrió luego que Diputados dictaminara a favor de la modificación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), aprobada bajo el kirchnerismo. De prosperar, la aplicación de la ley no sólo debería obligatoria en todo el país, sino que también garantizar que en todos los niveles educativos esa educación se brinde sin ningún tipo de injerencia religiosa. El dictamen, sin embargo, aún no tiene fecha de debate en el recinto.

Te puede interesar: El Frente de Izquierda quiere terminar con la injerencia de la Iglesia en la educación pública

Como denunció este año el Frente de Izquierda en el Congreso, con una audiencia pública de la que participaron decenas de referentes y organizaciones que promueven la separación de la Iglesia del Estado, ésta es una tarea concreta que dejó planteada la marea verde. Una marea que se expresó luego en un nuevo movimiento estudiantil, que entre sus banderas levantó la no injerencia de la Iglesia en la educación pública e impulsó la quita de los símbolos religiosos en los lugares de estudio, como en Córdoba y en Mendoza.

Junto a la legalización del aborto, el texto que se leerá en Plaza de Mayo este viernes reclamará la adhesión de todos los gobiernos al Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo; la educación sexual integral, laica y científica en todos los niveles; y la separación inmediata y efectiva de la Iglesia del Estado, para que no siga imponiendo su moral en la salud y la educación y en ningún aspecto de las políticas públicas.

Te puede interesar: Ajustan al pueblo trabajador y siguen destinando millones a la Iglesia

Al servicio de esa perspectiva, los diputados del PTS en el Frente de Izquierda, el único bloque que de manera unánime apoyó la legalización de la práctica de manera unánime, presentaron también diversas iniciativas en el Congreso de la Nación, como la que propone derogar los decretos de la dictadura que siguen vigentes y establecer el carácter laico, sin injerencia de religiones, de los contenidos educativos.

Mirá También:  La crisis educativa, al Congreso

El rechazo al ajuste que buscan imponer el gobierno de Mauricio Macri, los gobernadores y el FMI, también serán expresados en la movilización de este viernes. Como señala el texto, con el Presupuesto 2019 buscarán destinar la mayor parte de los fondos al pago de la fraudulenta deuda externa, afectando el empleo, la salud, la educación y el salario de millones. Con un ajuste que ya golpea brutalmente, las mujeres son y serán las más afectadas.

Para destacar esta denuncia, bajo el lema “seguimos en la calle por el aborto legal”, también serán parte de la cabecera de la movilización quienes vienen resistiendo a esos ataques, como las estudiantes y las docentes que pelean por la educación pública, que dicen “ollas sí” y que exigen su derecho a decidir y a no morir por la clandestinidad del aborto; las trabajadoras de la salud, que luchan por preservar sus fuentes de empleo y por garantizar el acceso de millones al hospital público, como en el Hospital Posadas; las trabajadoras estatales, las despedidas de Agoindustria y las mujeres que defienden la continuidad de la Línea 137, de atención a las víctimas de violencia y de abuso sexual, entre otras.

Sin dudas, la exigencia de un plan de lucha nacional, para preparar una gran huelga general que tire abajo los planes de Macri, los gobernadores y el FMI, volverá a estar presente en las voces de quienes resisten ese ataque, que vienen de ser parte de la imponente marea verde y que continuaron esa lucha con su organización en los lugares de estudio y de trabajo y con el paro nacional del que fueron parte este martes. Esa enorme fuerza que desplegaron las mujeres, mostró que pelea por sus derechos no admite medidas aisladas y sin continuidad, como proponen las direcciones sindicales, incluso aquellas que dicen defender los derechos de las mujeres a “la equidad en el trabajo”, o a no morir por la clandestinidad del aborto, pero después pactan con la cúpula clerical y quieren llevarnos a luchar rezando en la Vasílica de Lujan y votando “bien” en 2019.

Mirá También:  Trabajadores de la educación llaman a organizarse para derrotar el presupuesto de ajuste

Nada de eso. La lucha es ahora, y las mujeres están llenas de motivos para organizarse, para impulsar asambleas en cada lugar de trabajo y estudio y en cada barrio; para pelear por la perspectiva de una gran Asamblea Constituyente libre y soberana que permita que las y los millones que se manifestaron porque no quieren seguir muriendo por aborto clandestino ni aceptan que un puñado de senadores y senadoras decida su destino; que las jóvenes que defienden la educación sexual integral y las que pelean por separar a la Iglesia del Estado, puedan debatir la salida para los grandes problemas que afectan la vida de otras millones de mujeres y sus familias. Si se trata de impedir verdaderamente que las mujeres dejen de morir por abortos mal hechos, que la cúpula de las Iglesias deje de entrometerse en la vida de millones, de impedir que que ellas y sus familias caigan en la desocupación y la pobreza, la salida tiene que estar en esas manos y hay que arrancarla ahora.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *