“Damas de la Caridad” vs. “Sociedad Protectora de los Pobres”

Como ha ocurrido siempre en nuestro pueblo pasamos de la indiferencia al clamor.

Así se podía titular la rivalidad en ejercer la beneficencia para con los pobres, a través de los actos de las “damas y señoritas” y salieron a imitar las obras de las Sociedades de Socorros Mutuos.

Fundaron el 15 de agosto de 1875 las “Damas de la Caridad de San Vicente de Paul”.

Nacieron bajo el manto de la Virgen en la Iglesia Parroquial con el “santo objeto” de socorrer enfermos, pobres y necesitados. Fue una idea de la señora Marta Heloísa Bermichán casada con Carlos Jeaningros (cónsul francés) quien propuso al grupo la idea de canalizar la obra mediante un hospital. Se sucedieron una infinidad de ingeniosas formas de colectas, desde romerías hasta fiestas de disfraz o ventas en un “Bazar Monstruo” atendido por las damas con preciosos delantales. No faltaron obras de teatro y zarzuelas de compañías de Buenos Aires.

El 12 de enero de 1877 decidieron la construcción de un hospital, ausencia grave en una ciudad de más de 10.000 habitantes. En 1891 se pone la piedra fundamental y en varias etapas se ocupa la totalidad de la manzana actual del Hospital Municipal de Chascomús.

Como entre las damas jamás se puede saber lo que puede pasar… esa rivalidad se condensó en la creación de la “Sociedad Protectora de Pobres” esfuerzo realizado por un grupo de señoras y señoritas que decide formar una nueva entidad para “socorrer al necesitado y atenuar su dolor”: nació el 11 de septiembre de 1890, desplegaron tanta actividad que para su segundo aniversario colocaron la piedra fundamental del nuevo hospital, en la Avenida Pedro N. Escribano, donde funciona ahora la Escuela Enet Nº 1. Fue su padrino don Carlos Newton y la inauguración se produjo el 16 de septiembre de 1894, para esa fecha estaba terminada la mitad del edificio total, resaltando las salas de enfermos de señoras y niños. Se lo conoció por años como el “Hospital de Mujeres” como antinomia del “Hospital de Hombres” de la calle Lastra.

Mirá También:  Editan las memorias de un sobreviviente de la Segunda Guerra desde la Patagonia

Por la misma fecha y como forma de orientar a la juventud de la parroquia que dirigía con fervor de español con raigambre nata en prestar servicios, el padre Julián Quintana propuso la creación de las “Hijas de María”, por supuesto que no tuvieron la fastuosidad de las otras dos obras, pero “socorrer a los más necesitados” fue su principal compromiso. Esta idea de una congregación de laicas vio la luz el 8 de diciembre de 1887 y sus obras asistenciales tuvieron una nutrida convocatoria entre la grey católica de ese fin de siglo.

HEG

 

 

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *