LOS INMIGRANTES Y LA SOLIDARIDAD

La más grande y fundamental herencia aportada por las corrientes inmigratorias a través de la acción de sus prohombres más destacados fue la constitución de sus SOCIEDADES DE SOCORROS MUTUOS.
Queremos destacar esa actitud de asistencia solidaria que implantó en la sociedad, un poco cansina de Chascomús, que reflejaba la dejadez asistencial que se sucedía en todo el país, salvo ciudades como Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario y algunas pocas más, los servicios médicos existían sólo a través de consultorios particulares o salitas improvisadas.

LAS COLECTIVIDADES EXTRANJERAS CREARON LA CONCIENCIA DE LA SOLIDARIDAD
Estas ideas las traían de sus lugares de origen y muy pronto las desarrollaron en nuestro país, las diversas formas de ayuda la dieron de acuerdo a sus lugares de origen.
La decidida y eficiente constitución de las diversas SOCIEDADES DE SOCORROS MUTUOS, despertó entre los criollos que comprendieron bien el mensaje de solidaridad social para constituir una sociedad más humana y participativa, de allí que es una obligación moral el reconocimiento que les debemos a aquellos que desde paises lejanos se incorporaron al nuestro.
En cuanto a estas manifestaciones sociales estaban determinadas tanto por las prédicas socialistas y cooperativas propias de la época, como la necesidad de apoyo a los connacionales.
La primera en existir en nuestra ciudad fue «La Socieadad Cosmopolita de Socorros Mutuos» fundada en el año 1863, con 36 socios, como su nombre lo indica nucleaba a personas de distinta nacionalidad, pero las sucesivas comisiones nos hablan de que siempre fueron extranjeros los dirigentes, la presidieron Alcides Landry, inglés; Domingo Caseaux, francés; Jacinto Machado, español y así sucesivamente, se manejaba sólo con el aporte de los socios que eran para el año 1899 un total de 525.
Entre los españoles la primera fue la «Asociación Unión Española» del año 1873, filial de una existente en la Capital Federal. En 1885 existía la «Sociedad Española de Beneficiencia y Socorros Mutuos” dirigida por RP. Julián Quintana a la que se agrega otra conocida como «La Fraternidad” a cuyo frente encontramos a Domingo Gotti. Desde el año 1893 funcionaron en los importantes altos del edificio de Alvear y Soler.

Mirá También:  Mendoza: autorizan las reuniones familiares los fines de semana con un máximo de 10 personas

Los italianos algo más revoltosos se juntaron en «Sociedad de Socorros Mutuos: Unión de Chascomús” fusión de dos entidades «La Rosa del Sur» de 1873, y la «Fraternidad» de 1876. Tuvieron edificio propio desde 1889 en la actual sede de la calle Franklin,

Los franceses, en menor cantidad, se reunieron en «Sociedad Francesa de Socorros Mutuos” con el subtítulo de «Unión Et Patrie» donde está todavia su cartel sobre calle Alvear.

Los ingleses en sus diversas nacionalidades lo hicieron desde el Cementerrio de los Disidentes, así reconocido por años, con un templo sobre el propio cementerio y otro sobre la calle Belgrano y Arenales.

Así es la historia de las Sociedades de Socorros Mutuos de Chascomús.

HEG.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *