Orígenes

En comparación a la belleza de su melódica voz, su vida no lo fue tanto. Nacida en Filadelfia en Estados Unidos el 7 de abril de 1915 bajo el nombre Eleonora Fagan, su vida estuvo marcada por el infortunio desde su nacimiento. Los padres de Billie eran apenas dos adolescentes, cuando su madre Sadie Fagan, de 13 años, dio a luz y tuvo que enfrentar la maternidad y crianza de su hija sola, ya que había sido abandonada por su padre, Clarence Holiday, de 15 años al nacer Billie, un reconocido guitarrista y bajista de jazz. Sadie, en plena adolescencia tuvo que hacer frente a un devenir lleno de prejuicios y resistiendo al machismo imperante por ser madre soltera.

A los 10 años de Billie, se mudan al barrio humilde de Fell Point (Baltimore) donde un vecino abusa sexualmente de ella y es recluida a vivir en una Correccional Católica hasta la mayoría de edad al atribuírsele a ella la responsabilidad de lo sucedido. Logra salir dos años después y junto a su madre se mudan a Brooklyn en 1927.

La joven canturreaba y bailaba al son de la música mientras hacia la cama y limpiaba retretes

Billie tuvo que abandonar la escuela y adentrarse frecuentemente en casas de familia con labores domesticas de manera precaria y sumergida en las peores condiciones de vida. Sin embargo, para ella había una sola razón que podía alentarla a terminar su jornada o que sea un poco más amena, y eso era la pasión que sentía por el jazz. Mientras hacia los quehaceres domésticos la joven cantaba y trapeaba pisos.

La necesidad, la carencia, la convivencia con las fuerzas represivas de un Estado de segregación racial, hicieron que Billie Holiday recurra a la industria de la prostitución. Y al respecto resulta pertinente citar palabras de Cecilia Mancuso para comprender que “Cuando se habla sobre la prostitución es imprescindible hablar- si se quiere entender este fenómeno social en toda su magnitud- de patriarcado, de neoliberalismo, de igualdad de género, de pobreza- y más concretamente de la feminización de la pobreza.La prostitución se entiende muchas veces como una serie de elecciones personales o individuales. Esto es un error ya que una institución –y la prostitución son una-.

Cumple una función social, no individual. Sus orígenes se remontan al inicio de las sociedades de clase, cuando surgen la propiedad privada, la familia y el Estado. Con el surgimiento y auge del capitalismo, en el siglo XIX, las terribles condiciones de explotación del trabajo asalariado que sometieron a familias enteras en las fábricas de las grandes urbes, empujaron a miles de mujeres a la prostitución, para garantizar su supervivencia y la de sus hijas e hijos”.

Mirá También:  San Juan: Niegan práctica de aborto no punible a una menor discapacitada que fue violada

Con alas al viento volando entre sombras

En los burdeles y clubes nocturnos de espectáculos perfecciono su talento cantando de mesa en mesa, en pleno crecimiento de Harlem y del jazz. A ella le gustaba la actuación y lo trasladaba a la música. Eso le daba otra calidad. Tenía una concepción fantástica de la música, no sabía leer partituras ni tampoco en qué tono cantaba, como muchos otros músicos del jazz, ella lo hacía “de oído”.

A comienzos de los años 30 el impulsor del jazz John Hammond, escucho por primera vez a Billie y decidió ayudarla sacando en 1933 los dos primeros vinilos de la joven de 18 años por ese entonces. Se vuelve vocalista femenina de una banda de estudio formada por Jim Cooper y Benny Goodman y eso la acerco a las grandes discográficas.

No siempre conto con el éxito en las afueras de Harlem, asistían a los conciertos espectadores que no simpatizaban con la idea de que una mujer negra sea quien esté dando un show lo que llevo a Billie a resignar de innumerables conciertos debido al desprecio por su color. A pesar de las contrariedades siguió proyectándose en la música conociendo artistas que le abrirían camino.

En los comienzos de los años 40, en Greenwich Village (Nueva York), se abre el Café Society, un club que contó con muchos de los mejores músicos negros del momento de una amplia gama de estilos, a menudo con fuertes inclinaciones políticas. El Café Society era el único lugar donde una pareja de color podía sentirse cómoda entre blancos. Billie convocada por Barney Josepthon, estreno el Café Society. “Cuando se paraba allí, en la oscuridad, en especial y cantaba Stranger Fruit que era tan dramática podías sentir como el dolor embargaba el lugar” recordaría luego Milt Gabler, productor de Billie.

Stranger Fruit estaba prohibida debido a su contenido protestante, contra el racismo, en el marco de un Estado que recurría al racismo como mecanismo ideológico que fragmentaba a la clase trabajadora y permitía la sobre explotación de la misma Así como sucedían los linchamientos más brutales a los negros entre los años 1889 y 1930. La discográfica Columbia no permitió que Billie grabara con ellos porque temían que los sureños se revelaran. La letra reflejaba una realidad explicita de lo que sucedía en ese momento.

Mirá También:  Espert calificó de “fascista” al gobierno de Macri: “Vamos a estar en las primarias”

“Lady Jazz” una estrella que brillaba, rodeada de una profunda soledad

La luz se apagó y solamente un pequeño halo de luz blanca iluminaba el rostro de la vocalista. Holiday puso todos sus sentimientos en la canción y cuando terminó se hizo el silencio. Los temores de fracaso se ciñeron bruscamente sobre la intérprete. «Luego una sola persona comenzó a batir las palmas, nerviosa. Y de pronto todos estallaron en una salva atronadora de aplausos», recordaría Holiday tras la actuación en el Cafe Society.

Cantó con algunos de los más importantes solistas de su época: Lester Young, Ben Webster, Coleman Hawkins, Roy Eldridge, Barney Kessell, Gerry Mulligan, Harry «Sweets» Edison y muchos otros, a quienes dejaba suficiente espacio para improvisar con sus instrumentos.

Fue difícil hacerse camino, “No era tan simple, habia otras cantantes. A veces no podia cantar porque era negra, tenia que quedarme sentada y oir como otra cantaba los arreglos que yo hacia” contaria Billie en relacion a su carrera.

La historia de Holiday fue llevada a la pantalla con la cantante y actriz Diana Ross, en la película de Hollywood «Lady Sings The Blues», estrenada en 1972.

No obstante hubo también varias composiciones suyas que pasaron a ser clásicos del repertorio del jazz: «God Bless The Child» y «Loverman», entre otras. Grabo más de 16 álbumes, sellos como Clef Records, Vever Records, Columbia y más.

El primer single de Billie fue «Your Mother’s Son-In-Law», en el año 1933. El disco fue todo un éxito y la joven fue contratada para actuar en el Teatro Apolo, el 23 de noviembre de 1934, donde, después de la actuación, recibió críticas muy favorables. Poco tiempo después perfeccionó su tono de blues y jazz con Bobby Henderson, quien fue su pareja sentimental un corto tiempo.

Billie se casó el día 25 de agosto del año 1941 con Jimmy Monroe, un trompetista de jazz. El matrimonio duro 6 años. Mas adelante, en 1952, se casó con Louis McKay. “Lady Day” declaró sin ningún tipo de prejuicio, que era bisexual, siendo una mujer en los últimos tiempos muy libre en cuestiones afectivas.

Comenzó a consumir drogas y depender de la heroína y el alcohol, llegando a ser arrestada por posesión de las mismas, permaneciendo más de medio año en prisión. Su vida personal se vio truncada por diferentes experiencias dramáticas repercutiendo en su instrumento musical, que era su voz. Tuvo una vida llena de injusticias y de decisiones que la llevaron a regresar a casa con la cartera vacía muchas veces, manteniendo relaciones violentas con sus parejas.

Mirá También:  La Plata: un preso golpeó a una perito, baleó a un penitenciario, escapó y fue recapturado

Finalmente, para finales de mayo del 59, Billie Holiday fue hospitalizada y para el 17 de julio del mismo año, con tan solo 44 años de edad, murió a causa de cirrosis.

Holiday fue una mujer que transmitia en el escenario las emociones de un modo especial, penetrante. Tuvo una vida muy dificil, con matices de sufrientos y alegrias.

Vivió al máximo los destellos de la música que fueron los que la alejaron de ejercer la prostitución. Fue una mujer carismática frente al micrófono que tomaba aire y largaba las melodías glissadas brotando desde lo mas profundo de su vida tormentosa. Muchas mujeres del jazz y del blues de todas las épocas siguieron el legado de Billie Holiday la tomaron como una gran referente, Nina Simone, Ruth Brown, y mas actual a las contemporáneas como Nora Jones, Amy Winehouse, entre otras.

Billie Holiday sembró un camino sobre el que no habrá vuelta atrás, salto a la fama construyendo un nombre propio en el mundo de la música del jazz como “Lady Day”. Adquiriendo el título de una de las mejores voces de este género musical gracias a la fuerza y potencia de su voz. Cantaba lo que vivió.

Como gran placer en la vida está el disfrutar y apreciar las artes, en especial la música. Aquí dejamos algunas de sus obras maestras para que disfruten de la jazzista Lady Day.

https://youtu.be/iOv1pjl_UC8
https://youtu.be/0mO92ll_q0k
https://youtu.be/4P0hG3sD0-E

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *