Los directivos de la institución llamaron a la policía para impedir la toma y vigilia decidida por los estudiantes en asamblea para adherir a legalización del aborto. Doce efectivos armados ingresaron a la escuela y forcejearon con padres y alumnos. También les cortaron la luz, el agua y el gas.

La Policía Bonaerense intentó desalojar a los estudiantes del Nacional San Isidro durante la vigilia y toma convocada por el Centro de Estudiantes para adherir a la legalización del aborto, medida que adoptaron varias escuelas más en la Ciudad de Buenos Aires. Los efectivos entraron armados y amenazaron a los alumnos. “Se terminan los derechos”, dijo una de las policías a un grupo de padres que en medio de los disturbios fue hasta la puerta de la escuela para preservar a los chicos.

Según explicaron en un breve comunicado los estudiantes, el conflicto comenzó ayer a la tarde cuando los directivos de la institución intentaron impedir el ingreso de los miembros del Centro de Estudiantes para realizar la vigilia previa a la movilización de esta tarde por el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Mirá También:  Detienen a empleados públicos que hacían podas ilegales

“En el intento de ingresar nos encontramos con la negativa de directivos y ciertos docentes. Intentamos entrar de igual manera y en la discusión se genera una disputa violenta entre un padre y el portero”, explicaron los alumnos. Dicha pelea, que según la palabra de los mismo estudiantes “excede a todos los presentes”, termina en un llamado a la policía.

“La policía entra al establecimiento sin una orden de allanamiento ni causa judicial. Entran a una institución con menores, armados, desafiando a los docentes, chicos y padres con su autoridad”, sostuvieron los estudiantes, que calificaron la intromisión policial como “inadmisible, negligente y nefasta”.

De los 12 efectivos que ingresaron a la escuela, varios fueron fotografiados portando sus armas reglamentarias, algo que está prohibido dentro de los establecimientos educativos. Los estudiantes denunciaron también que desde el gobierno de María Eugenia Vida, dieron la orden de cortar la luz, el agua y el gas para “obstaculizar la vigilia”.

View image on TwitterView image on TwitterView image on TwitterView image on Twitter

“Son todos padres del colegio. La policía en la escuela, esto es un desastre”, se escucha quejarse a una madre, en la puerta de la escuela. “No puede estar la Policía armada adentro de la escuela”, dijo otra madre. “Llévense esa escopeta, está lleno de adolescentes”, siguieron las quejas de los adultos. En medio de la discusión con los padres, que pedían que se retiren los efectivos, una joven policía amenazó a los presentes y cortó el intercambio: “se terminan los derechos”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *