LA LLEGADA DEL TREN Y LAS COMUNICACIONES

Sería casi imposible imaginar la diferencia que se produjo con la llegada del Ferrocarril y la vida anterior en base a tener vínculos con la gran metrópolis, de sólo la llegada de dos a tres diligencias diarias, algunas lentas carretas con mercaderías hasta Chascomús o camino más al sur como también poder llegar a Buenos Aires directo por el ferrocarril.

Es impensable la diferencia recibir dos trenes por día, uno a las 12 y otro a media tarde, recibir a diario encomiendas y productos encargados por correo que a su vez era coordinado por el tren, las cartas y encomiendas más los telegramas pasaron a ser algo común, sólo pensemos en lo que eran antes de la llegada del tren… no existían ni por asomo.

Por eso decimos que el ferrocarril cambió la vida de los vecinos de Chascomús, a su vez el comercio tuvo que adecuarse al progreso y empezar a competir con nuevos comercios que se instalaron prontamente aprovechando la facilidad de poder recibir y enviar sus productos a la gran ciudad de la que nos constituímos en uno de los principales proveedores.

Así también los productos y mercaderías llegaban en forma veloz al pueblo y los vecinos podían leer los anuncios de las grandes tiendas de Buenos Aires en los diarios que llegaban del centro todos los mediodías como así también en los avisos que esas tiendas publicaban en los períódicos que a partir de la década del 70, para 1872, empezaron a salir semanalmente, pero esos informes quedarán para otra ocasión próxima.

Lo que más se modificó fue el comercio y la vida social, las costumbres cambiaron radicalmente para adaptarse a las noticias y las comunicaciones que hasta entonces eran sólo por medios oficiales, que siempre fueron lentas y de dos o tres veces por mes, salvo los estancieros que tenían un poder económico diferente, pero aún así estaban ligados por las diligencias y las carretas…
HEG

Mirá También:  Coronavirus: denuncian a enfermos que entran y salen de un hotel en Núñez
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *