CHASCOMUS FUE PUNTA DE RIELES
ENTRE 1865 Y 1873

Las actividades del Ferrocarril del Sud fueron calurosamente recibidas en la ciudad de Chascomús, la llegada de sus vías resultaron un esfuerzo económico tremendo por las distancias a cubrir más la prontitud de su concreción. Muy pronto se comprobó que el éxito económico era realmente cierto por lo que las autoridades del Ferrocarril comenzaron a planear nuevas rutas por las zonas que se le habían otorgados, así resultó que a partir de la estación Altamirano las vías intentarían llegar hasta el Fortín Ranchos, hecho que se concretó a los tres años.
La idea de los dirigentes era cubrir con la mayor cantidad de estaciones grandes cantidades de hectáreas sin medios de comunicación, la idea final era llegar por ese destino a Azul y Tandil.
Estaba en los planes del ferrocarril la continuación de las vías hasta Dolores, pero las zonas anteriores resultaron económicamente más redituables. Entonces eso favoreció a Chascomús que por nueve años tuvo los beneficios de ser Punta de Rieles del Ferrocarril del Sud.
Los servicios vieron necesitados de ser reforzados por la continua importancia que tomaba nuestra estación Terminal al recibir los pasajeros y envíos a la gran ciudad de todos los pueblos, parajes y estancias vecinas de la ciudad de Chascomús. Las galeras, diligencias y carretas comenzaron a ser punto de partida y embarque de toda la gran cantidad de productos de la zona por lo que las actividades aumentaron en forma notable, lo mismo sucedió con los vecinos de Chascomús cuyo comercio, industrias primitivas, chacras y granjas vieron requerida su mayor producción en forma muy exitosa.
Comercialmente el hecho fundamental que vigorizó a la ciudad que mereció tal nombramiento el 14 de julio de 1873, fue que todos los pueblos vecinos comenzaron a enviar sus productos por medio del ferrocarril, el ganado en pie por sus vagones jaulas, lo mismo ocurrió con los tambos que en pocas horas sus productos estaban en la gran ciudad, la manteca refrigerada llegaba al puerto con destino final de Europa. Los granos tuvieron el gran despegue de esos tiempos, el ferrocarril adecuó sus silos y galpones con su experiencia del viejo mundo. Los productos de granja y animales menores jamás pensaron en llegar tan pronto a sus consumidores, hoy es posible que todo esto nos parezca algo extraño, pero es necesario que situarnos en esos momentos lo que significó para esos pueblos y vecinos la llegada del Ferrocarril del Sud.
La historia nos habla que el comercio de la ciudad tomó un vuelo inusitado, cambio la vida y las costumbres de sus habitantes, ¡en cuatro horas y un ratito! en tren y luego en tranvías a caballo mediante el Centro de la Gran Metrópolis estaba a su alcance. Las grandes tiendas y comercios encandilaban con sus vidrieras y escaparates que contenían la moda europea, por los diarios locales aparecían avisos de las grandes tiendas porteñas, las damas podían estar a la última moda de París, o Londres con sólo solicitar un catálogo gratis y después un solícito comisionista ponerlo a su alcance en pocos días.
Todos estos avances trajeron progreso social a la ciudad de Chascomús, las relaciones sociales se vieron beneficiadas y potenciaron una capacidad moral y literaria que en poco tiempo trajo verdadero progreso a todo el pueblo.

Mirá También:  Diez años inmobiliarios del Gobierno porteño

HEG

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *