Responsabiliza al centro asistencial por la muerte de su tío. Según denuncian, el hombre no fue atendido como correspondía. 

“Ya no quiero ni pisar ese hospital”, reflejó con marcada indignación Analía Galainena en referencia al centro de salud municipal Raúl Larcade, de la localidad bonaerense de San Miguel. La mujer responsabiliza al establecimiento por la muerte de su tío, en los últimos días, luego de que el hombre acudiera con una afección pulmonar.

Según lo denunciado por los familiares, el paciente no fue atendido como correspondía. “El año pasado fue operado de un tumor en el estómago y ahora estaba recibiendo sesiones de quimioterapia posterior a la cirugía. Pero en una de las sesiones contrajo bronquitis“, detalló a Crónica, Analía.

Su tío, Miguel Galainena, se presentó el pasado viernes en el mencionado centro asistencial, con malestares respiratorios, propios del mencionado cuadro, acompañado por su sobrina. Sin embargo, tras una breve consulta lo mandaron otra vez a su casa. Lo cierto es que su estado empeoró, por lo que tuvo que regresar al hospital 24 horas más tarde.

Mirá También:  MAÑANA SERÁ INAUGURADO OFICIALMENTE EL PUNTO DIGITAL EN EL CIC DEL 30 DE MAYO

En este sentido, Analía contó que “nunca nos explicaron nada y todos tienen que saber que la atención es malísima. Los médicos vieron que le costaba respirar y sin embargo estuvo largas horas en la guardia. Es más, los enfermeros tuvieron que poner cartones en las patas de la cama para que no se moviera”.

Al advertir que el cuadro era cada vez más grave, los familiares solicitaron un aspirador para sacar las flemas que obstruían las vías respiratorias. “Fue todo un drama. Primero no encontraban el aparato y cuando lo hallaron no funcionaba el enchufe. La odisea no terminó allí porque trajeron otro y no llegaba el cable. En medio de tanta locura levantaron a mi tío que se atragantó con flema y sufrió un paro cardiorrespitorio”, detalló Analía.

Posteriormente, “nos sacaron a los familiares de la sala y nos tuvieron 40 minutos sin noticias. Cada vez que preguntábamos, nos respondían mal hasta que a una hora después nos avisaron que murió”, agregó la mujer. Analía señaló que meses atrás Rubén Correa, otro familiar, murió en el mismo hospital.

“En agosto pasado, Rubén ingresó al Larcade con presión alta y por lo tanto lo mantuvieron en observación, hasta que se le cayó de la cama a una enfermera y golpeó su cabeza contra el piso, perdiendo la vida al instante”. Por semejantes experiencias, la sobrina de ambos pacientes fallecidos reconoció que “me pone muy mal el estado del hospital, que es un desastre. Tengo terror de ir, queremos un centro de salud como la gente”. Un ruego que hasta el momento no fue satisfecho por las autoridades municipales de San Miguel.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *