Con la llegada del buen tiempo el sistema de climatización pasa de calefacción a refrigeración. En las ‘smart home’ (viviendas inteligentes) las persianas activarán el sombreado automático y la temperatura se controlará en cada habitación para adaptar de forma individual el funcionamiento del aire acondicionado. En las casas tradicionales estos días se empiezan a cambiar las calefacciones por la refrigeración, abrimos ventanas y salimos al balcón pero, ¿y si no tuviéramos que preocuparnos por el termostato, ni de las persianas, ni de habernos dejado una puerta abierta? Eso es lo que proponen las casas inteligentes, que el hogar lo haga por nosotros.

La tecnología (domótica) hace que se preparen por sí solas de forma automática para adaptarse a los cambios de estación. Empezando por la temperatura, las ‘smart home’ cambian a ‘modo verano’ sin tener que hacer nada. Desde la compañía Loxone explican que gracias a los detectores de presencia, si el horario de refrigeración en el salón cambia a las 23:00h pero un día estamos con amigos cenando, no se cambiará al estado de ahorro hasta que nos vayamos de la estancia.

Mirá También:  JJ.OO. CEREMONIA DE INAUGURACION EN FOTOS

Un ejemplo es el sombreado automático, que permite que no entre luz del sol a través de las ventanas durante las horas de más calor. ¿Cómo actúa la casa en este caso? «Las persianas suben y bajan según las necesidades ambientales, independientemente de si hay alguien en casa o no, y así se controla que la temperatura interior no ascienda demasiado, contribuyendo al ahorro y eficiente energética. Gracias a esta acción de la vivienda inteligente se evita tener que encender el aire acondicionado más tiempo o a más potencia», explican desde la empresa.

Asimismo, con el buen clima aquellos que tienen terraza o jardín salen más y se pueden despistar y dejar las luces encendidas por la noche, lo que supone un aumento de la factura de la luz. En estos casos, la ‘smart home’ apagará todas las bombillas cuando perciba que nos vamos a dormir o salimos de casa. También es posible revisar las ventanas que se hayan podido quedar abiertas. El sistema de una casa inteligente avisa antes de salir del hogar mediante una locución desde los altavoces informando de ello.

Paneles solares

Pero la automatización del exterior del hogar no se queda ahí. En caso de lluvia, el riego se retrasa para no malgastar agua. Los sensores de humedad permiten monitorizarlo para activar o desactivar el riego. Una smart home también controla los procesos de mantenimiento de una piscina y avisa a los propietarios con emails o llamadas ante cualquier imprevisto. Por último, desde Loxone destacan otra función interesante para el exterior: la casa se comunica con nosotros cuando alguien está llamando a la puerta y estemos fuera del jardín. Es en este momento cuando las luces parpadean o el sonido del timbre suena a través de los altavoces del exterior para avisar.

Mirá También:  Randazzo mantiene el silencio pero anuncia su candidatura por Twitter

Las ventanas son uno de los puntos clave para que la climatización de una vivienda sea la adecuada y no se gaste más luz de la cuenta. Aunque en sus inicios solo eran un hueco que impedían la entrada de aire y permitían que entrara la luz, ahora favorecen la ventilación y dan una «adecuada protección contra el frío y el calor», explica Juan Almansa, director general de Almansa. Profesionales del sector aseguran que las ventanas del futuro pasan por incluir medidas que cuiden el medio ambiente como los paneles solares transparentes.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *