VIVAN LAS COMUNICACIONES… LLEGO EL TREN!!!

A más de 150 años cuesta mucho imaginar lo que representó para Chascomús la llegada del tren, sólo pensar que vivían comunicados por las galeras y las carretas, 12 horas o cuatro días, según el vehículo a las “cuatro horas y un ratito” el tiempo que se tomaba el tren en comunicarnos con Buenos Aires.
Poco se dice de la gran novedad de recibir todos los mediodías todos los diarios de la capital, a partir de ese entonces comenzaron los vecinos del pueblo a conocer las ofertas de las grandes tiendas de la metrópolis y la posibilidad, gracias a los comisionistas con sus famosas compras por catálogo, disponer en pocos días las provechosas y novedosas ofertas que traían los avisos de los diarios: dormir dentro de una cama con mosquitero, tener una cortadora de pasto manual casera, juguetas poco conocidos para los chicos, vestir a la moda de Buenos Aires viendo el catálogo de modelos, y en poco tiempo más unos avispados franceses poner a disposición de los vecinos las famosas masas de la Confitería del Gas, es que cuesta tanto pensar en que eso se hizo realidad gracias al ferrocarril. No sólo fue una novedad para Chascomús de los pueblos vecinos convergieron hasta la estación de tren, de la estancias de la zona sus adinerados dueños poder disponer de semejantes ventajas comerciales con solo allegarse al pueblo.
El comercio y la futura industria aumentaron sus ventas con toda clase de nuevos negocios por la llegada de numerosos inmigrantes y gente que disponía de la seguridad de las comunicaciones.
Fue un factor fundamental para el crecimiento de los productos de granjas en especial de animales menores aves y porcinos, productos de la leche y en poco tiempo más la remesa de pescados tomó una importancia más que provechosa.
La llegada del tren modificó la vida de los vecinos del pueblo ya ciudad al año siguiente y todos los vecinos de los pueblos y estancias de la zona pudieron verse mejor comunicados por la conexión diaria de diligencias con recorridos especiales que salían desde Chascomús hasta las zonas rurales, hasta Pila, Ranchos, hasta la costa del Río de la Plata, zona aislada totalmente, ni que decir de la cercana Dolores que vio acortadas sus comunicaciones con Buenos Aires.
El transporte de cargas se vio incrementado en forma potencias a los productos de granja diarios se incorporaron la remesa de animales a los frigoríficos de la gran ciudad
Comercialmente el resultado de la inversión fue un éxito para Ferrocarril del Sud que comenzó a inaugurar vías y acceso a lugares más lejanos, por Altamirano con llegada a Las Flores y de allí a Tandil. En pocos años más dominó toda la zona sur a la que llevó progreso y comunicación.
HEG

Mirá También:  Rumania despenaliza por decreto diversos delitos de corrupción
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *