Leer una revista, hojear un periódico, hacer la compra en el supermercado o mirar la etiqueta de una camiseta para saber su precio. Aunque estas tareas parecen cotidianas para la mayoría de la población, casi un millón de personas en España no pueden hacerlas: 58.300 españoles son ciegos y 920.900 tienen baja visión. Esta porción de la población que actualmente es dependiente y tiene muy limitada su actividad diaria, puede encontrar en la tecnología un aliado fundamental.

Un ‘chivato’ incorporado en cualquier tipo de gafa puede proporcionar a todas estas personas la independencia que necesitan. Se trata de OrCam MyEye 2.0, un dispositivo inalámbrico que se ajusta en la patilla de las gafas y permite ‘ver’ a las personas con discapacidad visual. Solo con señalar un punto, el ‘wearable’ hace una foto y emite un sonido -que no tiene por qué escuchar nadie más que el usuario- leyéndole lo que ahí esté escrito.

Mirá También:  Es apto para minar bitcoins y para desarrollar inteligencia artificial
El dispositivo se ajusta a cualquier tipo de gafa.
El dispositivo se ajusta a cualquier tipo de gafa. / RC

Pero no solo sirve para leer libros y revistas, también ayuda en la compra. La empresa ha registrado «prácticamente todos» los códigos de barras de los productos que se encuentran en las estanterías de los supermercados españoles. De esta forma, la persona solo tiene que coger el producto, señalar el código y el dispositivo dice cuál es, su peso/capacidad y sus características fundamentales.

OrCam MyEye 2.0 acaba de llegar al mercado español este mes de mayo y se vende por 450 euros. Se trata de la segunda generación de un dispositivo que tuvo «miles de seguidores» en todo el mundo. Ahora mejorada sin cables, ligera (22 gramos) y con una cámara de 13 en lugar de 8 megapíxeles. Además, el reconocimiento de personas es otro de sus puntos fuertes. El usuario puede grabar hasta 100 caras en la memoria del dispositivo y siempre que mire, le dirá su nombre al oído. También reconoce colores y valor de los billetes, lo que proporciona «una enorme independencia».

La batería da una autonomía de 2-3 horas y la versión en español traduce del inglés los textos automáticamente. La protección de los datos «está asegurada», explica a Innova+ Rotem Geslevich, directora de desarrollo de negocio de Orcam, ya que el dispositivo no guarda los textos que lee, solo tiene WiFi para poder descargar las actualizaciones, pero no sube contenidos a la nube.

Geslevich asegura también que es una herramienta que puede ser utilizada para niños con dislexia y otros trastornos del lenguaje, para que puedan estudiar de una forma mucho más fácil.

Orcam MyEye 2.0 tiene cámara, flash y es táctil.
Orcam MyEye 2.0 tiene cámara, flash y es táctil. / RC
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *