El juez Ercolini considera a Máximo y Florencia Kirchner, así como a Martín Báez, coautores penalmente responsable del “delito de lavado de activos”.

En el procesamiento que sumó hoy Cristina Fernández de Kirchner, el quinto que enfrenta, junto a ella y el empresario y presunto testaferro suyo, Lázaro Báez, dos “patas” fundamentales de las maniobras investigadas, quedaron comprometidos judicialmente los hijos de ambos: Máximo y Florencia Kirchner y Martín Báez. En su escrito, el juez federal Julián Ercolini, a cargo del expediente, los consideró coautores penalmente responsable del delito de lavado de activos. Titular del juzgado federal 10, Ercolini también les trabó embargos millonarios a todos los involucrados de entre 750 y 800 millones de pesos.

El monto del embargo se corresponde con el que se estima que Lázaro Báez fue beneficiado por contratos de obra pública, que volvían como presuntos retornos, a través de los hoteles de la familia presidencial. Junto a los Kirchner y los Báez también fueron procesados Romina Mercado, sobrina de la expresidenta, el contador del ex matrimonio presidencial, Víctor Manzanares y el empresario, Osvaldo “Bochi” Sanfelice, entre otros.

Mirá También:  Contra el Post y el NY Times

El escrito de Ercolini señaló a CFK y Lázaro Báez, como “articuladores” de las maniobras investigadas en la causa y que “actuaron detrás de las sociedades de las que resultaron accionistas y, en algunas oportunidades, ejecutaron personalmente algunos actos”. Además, se señaló que en el caso de Báez, “su conducta se manifestó fundamentalmente en la creación y dirección de un amplio conglomerado empresarial”, mientras que “Fernández fue propietaria de Hotesur SA y la hostería Las Dunas con las que justificaría la obtención de parte de los fondos provenientes de la defraudación al Estado nacional”.

Los hijos, parte del esquema bajo la lupa

El escrito conocido hoy también explicó que en el entramado investigado tanto los hijos de CFK como Martín Báez, el primogénito de Lázaro, operaron de “igual modo”. Explican que tanto él como Florencia y Máximo Kirchner “formaron parte del órgano de gobierno de algunas de las firmas involucradas”. Mientras que sobre Máximo y Martín la justicia sostuvo que “intervinieron en forma directa en múltiples actos necesarios para llevar a cabo el plan”.

Entre otros de los puntos señalados en el procesamiento, que hacen referencia a los hijos del matrimonio presidencial, se explica que tanto ellos como sus padres, “habrían extraído sumas de dinero de Hotesur SA sin las formalidades previstas” por la ley correspondiente. “Es decir sin la debida distribución de dividendos conforme a las ganancias realizadas y líquidas correspondientes a un balance de ejercicio confeccionado y aprobado”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *